Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CATÁSTROFE EN ASIA

Localizada sana y salva la familia británica afincada en Málaga desaparecida tras el seísmo

Exteriores desconoce el paradero de siete españoles que se encontraban en los países afectados por el maremoto

La familia británica de siete miembros y residente en Málaga que se encontraba en la zona de Tailandia siniestrada como consecuencia del maremoto del Océano Índico de la que hasta ayer no se tenía noticias, ya ha sido localizada, según han explicado fuentes diplomáticas.

La Dirección General de Comunicación Exterior del Ministerio de Asuntos Exteriores ha informado hoy de que continúan desaparecidos tres españoles que se encontraban en la zona afectada por los maremotos y otros cuatro que viajaban por Tailandia, aunque no necesariamente en los lugares siniestrados.

El Departamento dirigido por Miguel Angel Moratinos ha subrayado en un comunicado que de estas siete personas aún no se tiene noticia de su paradero, y ha recordado que las cifras son provisionales, debido a la magnitud de la catástrofe y la dificultad para obtener información.

Asimismo, Exteriores ha indicado que la Embajada mantiene contacto permanente con los hospitales de Bangkok y que, a día de hoy, sólo permanece ingresada una persona de nacionalidad española que resultó herida en la catástrofe. El pasado jueves, un avión de las fuerzas aéreas españolas repatrió a diez personas, de las cuales dos eran extranjeras.

Pocas esperanzas

Según el Gobierno de Tailandia se continuarán las labores de rescate, aunque después de una semana las posibilidades de encontrar a alguien con vida son prácticamente nulas. La dificultad ahora será identificar cada uno de los cuerpos encontrados, para lo que se están tomando muestras de ADN e impresiones dentales.

Un equipo de forenses español, formado por cinco personas, viajará el martes a la zona para participar en las labores. Según los expertos el trabajo durará meses y el Gobierno tailandés ha recomendado a las familias que no se desplacen a la zona porque los controles pueden hacerse a distancia.