Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIOLENCIA EN IRAK

Los inspectores confirman la desaparición de 400 toneladas de explosivos en un depósito de Irak

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) ha anunciado hoy la desaparición de casi 400 toneladas de explosivos convencionales que se encontraban almacenadas en un depósito de Irak sin vigilancia. Estos explosivos pueden emplearse en la fabricación de misiles clásicos o nucleares, según el organismo.

Un portavoz del OIEA ha confirmado que, según indicaciones del Ministerio de Economía iraquí, han desaparecido unas 350 toneladas de material altamente explosivo, del tipo HMX y RDX, de una antigua base militar en Irak.

Melissa Fleming, portavoz oficial del organismo con sede en Viena, ha destacado también que el director general del OIEA, el egipcio Mohamed El Baradei, tiene intención de informar hoy mismo al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Bajo control de EE UU

Los servicios de información de la OIEA, confirman así la información publicada hoy en el diario The New York Times. Según el rotativo, "la enorme instalación, llamada Al Qaaqa, se encontraba bajo control americano, pero ésta es ahora una apreciación vaga".

Estos materiales pueden ser utilizados para provocar la explosión de una bomba nuclear, según ha indicado la portavoz del organismo, a la vez que ha señalado la inquietud que reina en Naciones Unidas ante el temor de que esos explosivos hayan caído "en malas manos, de terroristas".

El informe del Ministerio de Economía iraquí sobre la desaparición de los explosivos llegó el pasado 10 de octubre al OIEA y que se desconoce cuando se produjo la desaparición del material explosivo. Sin embargo, The New York Times afirma hoy que los explosivos desaparecieron poco después de la invasión de Irak por parte de Estados Unidos en marzo de 2003 de la base militar de Al Qaqaa, al sur de Bagdad.