Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos ataques suicidas causan 17 muertos entre las fuerzas de seguridad iraquíes

Las fuerzas estadounidenses han anunciado la detención de uno de los lugartenientes de Al Zarqaui, líder de la trama de Al Qaeda en el país

Las recién creadas fuerzas de seguridad iraquíes han vuelto hoy a ser el blanco de los terroristas. En dos atentados suicidas en las localidades de Baghdadi y Samarra, al menos 17 agentes de las balbuceantes fuerzas de orden iraquíes han perdido la vida, mientras que decenas de personas han resultado heridas. Los ataques se han producido poco después de que el ejército estadounidense anunciara la detención de un lugarteniente de Abu Musab Al Zarqaui, líder de Al Qaeda en Irak.

El más mortífero de los ataques ha tenido lugar en la localidad de Baghdadi, a unos 180 kilómetros al oeste de Bagdad, cerca de la ciudad de Ramadi. Allí, un coche bomba conducido por un suicida ha estallado junto a una comisaría de policía que se encuentra junto a la base militar estadounidense de Al Asad, causando la muerte de 16 agentes de policía y heridas a otras 40 personas. Según ha informado el teniente de los marines Lyle Gilbert, 10 personas han muerto en el acto, mientras que fuentes hospitalarias han declarado que otras seis han sucumbido a sus heridas. Todos eran iraquíes.

Horas después, otro suicida ha activado su coche bomba cerca de un control de la Guardia Nacional Iraquí -un cuerpo del ejército-, matando a un soldado e hiriendo a otros dos, según fuentes militares estadounidenses y de la seguridad iraquí, que han corregido un primer balance de cuatro muertos. Al parecer, el coche se ha aproximado al control y ha estallado cuando los soldados se han acercado para verificar la documentación del conductor.

No han sido estos los únicos ataques en una jornada especialmente violenta. Dos camioneros turcos han muerto atacados por rebeldes cerca de Mosul, en el Kurdistán iraquí, mientras en Bagdad, un convoy militar de EE UU ha sido objeto de un ataque con una bomba escondida en la cuneta de una carretera y seis soldados americanos han resultado heridos. También en la capital dos disparos de mortero efectuados por rebeldes han matado a dos civiles iraquíes y han herido a uno.

Mientras, EE UU sigue su ofensiva en Faluya, donde se cree escondido a Al Zarqaui, brazo de Al Qaeda en Irak. Hoy mismo, las fuerzas estadounidenses han anunciado la captura de uno de sus ayudantes. Según fuentes militares, ha sido arrestado junto a otras cinco personas en una redada al sur de la ciudad. Sin embargo, no se ha informado ni del nombre ni de la nacionalidad del detenido. "El individuo capturado fue hasta hace poco tiempo un miembro menor de la organización, que ha subido hasta puestos de importancia" por el hostigamiento del Ejército norteamericano, dice el comunicado emitido por el mando militar estadounidense.

Decapitado un rehén iraquí

El grupo radical iraquí autodenominado Ejército de Ansar Al Sunna ha asegurado, a través de una página web de contenido isalmista, la decapitación de un rehén iraquí que mantenía en su poder por colaborar con EE UU. Según asegura el grupo radical, el fallecido, de cuyo asesinato han colgado fotos en la web, fue capturado cerca de Mosul, donde trabajaba en un base militar estadounidense.

El comunicado colgado en Internet dice que "los muyahidin de la ciudad de Mosul capturaron a este individuo de débil voluntad que vivía de la sangre de los muyahidin y que fue reclutado como espía de los cruzados por las fuerzas americanas".

El Ejército de Ansar Al Sunna ha secuestrado y asesinado a numerosas personas en Irak, entre ellas un grupo de 12 trabajadores nepalíes que fueron ejecutados.

Más información