Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos millones y medio de evacuados en Florida ante la llegada del huracán 'Frances'

Los meteorólogos no pueden predecir con certeza dónde impactará el ciclón y temen cualquier desplazamiento debido a su enorme diámetro

El Estado de Florida se encuentra en estado de emergencia por la inminente llegada del huracán Frances, que los expertos sitúan a 400 kilómetros de sus costas, con una velocidad de avance de 15 kilómetros hora. No obstante, la trayectoria que tome el ciclón al tocar tierra sigue siendo una incógnita, por lo que las autoridades no descartan que afecte finalmente a otros puntos de la costa este estadounidense. Por el momento, dos millones y medio de personas han sido evacuadas en Florida, algo que nunca antes había ocurrido en la historia de ese Estado. En total, se calcula que unos cinco millones de ciudadanos se verán afectados por la llegada del huracán, dos veces más virulento que Charley, la otra tormenta que afectó a Florida hace tan sólo tres semanas causando la muerte de 23 personas y daños de 17.500 millones de dólares.

Los últimos datos recogidos por el Centro Nacional de Huracanes (CHN), con sede en Miami, aseguran que la tormenta ha rebajado su potencia, hasta el nivel 3 en una escala de 5 que clasifica estos fenómenos meteorológicos. Pese a esto, las autoridades no han querido bajar la guardia. Por ello, han declarado el estado de emergencia desde el sur de Miami a Flager Beach, con lo que han tenido que evacuar sus casas dos millones y medio de personas en una franja costera de más de 400 kilómetros. Miles de refugios improvisados acogen a los evacuados.

Los meteorólogos pronostican que el huracán puede tocar tierra cerca de Vero Beach, en la costa este de Florida, en la madrugada del sábado. Pero todo el Estado se encuentra bajo alerta porque el diámetro del ciclón es de 482 kilómetros, más grande que el mortal huracán Andrew que arrasó el sur de Florida en 1992 causando millones de dólares en pérdidas y 23 muertos. "Es muy peligroso, tiene un diámetro mayor al que tenía Andrew y sus vientos son muy intensos", ha afirmado el meteorólogo Mike Castillo.

El gobernador de Florida, Jeb Bush, ha pedido a su hermano, el presidente George W. Bush, que declare a Florida zona de desastre, cuando todavía no se ha recuperado del devastador paso del huracán Charley que dejó el pasado 13 de agosto una secuela de destrucción, caos y muerte en la costa oeste.

Preparativos de última hora

El sur de Florida comenzará a sentir los efectos de Frances esta tarde con vientos de 62 kilómetros por hora, que ocasionarán marejadas ciclónicas de más de cuatro metros y posibles inundaciones. Con este sombrío panorama, millones de personas se han lanzado en las últimas horas a los supermercados a comprar agua, alimentos enlatados, velas, linternas, baterías para radio y cualquier producto que pudiera escasear. En Miami, la gasolina y los alimentos de primera necesidad se han agotado.

Miles de personas han tratado de huir del huracán y se han dirigido hacia el norte, camino de Orlando, pero la trayectoria de Frances apunta en esa dirección, lo que ha aumentado la angustia y la tensión. Una de las principales carreteras, la Interestatal 95, se convirtió ayer en un enorme estacionamiento cuando miles de vehículos se alejaban de las áreas costeras.

Los hoteles están repletos de gente, las compañías de cruceros han suspendido sus operaciones, las escuelas están cerradas, algunas universidades se han transformado en refugios, todos los centros de emergencia están activados y más de dos mil guardias nacionales están listos para participar en las operaciones que sean necesarias.