Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CONFLICTO DE CHECHENIA

El comando terrorista de Osetia libera a un grupo de 26 mujeres y niños

Putin asegura que la prioridad es salvar con vida a los rehenes y los servicios de inteligencia descartan un rescate por la fuerza

El comando terrorista que mantiene secuestradas a más de 300 personas en un colegio de Osetia del Norte han liberado a un grupo de rehenes. Según el gabinete de crisis encabezado por el presidente ruso, Vladímir Putin, se trata de un grupo de 26 mujeres y niños. Es la primera noticia esperanzadora después de una mañana en la que se han escuchado varias explosiones causadas por granadas en las cercanías del colegio, elevando la angustia de los habitantes de Beslán.

La salida de este grupo de rehenes liberados ha sido posible, siempre según el gabinete de crisis moscovita, gracias a la mediación del ex presidente de la vecina república de Ingusetia Ruslán Auchev. Se trata de un líder muy respetado en la zona caucásica, en parte por su opinión crítica con la política del presidente Putin hacia Chechenia. La liberación de estos rehenes explicaría la presencia de un autobús aparcado a primeras horas de la tarde en el perímetro de seguridad instalado por las fuerzas del orden.

Con este gesto de los secuestradores, que no es el primero, ya que ayer por la tarde fue liberado otro grupo de 15 personas, llega la primera noticia esperanzadora de las últimas horas, sobre todo después de haberse escuchado dos explosiones en las cercanías del colegio, que han desatado todas las alarmas. Al parecer, estas deflagraciones han sido causadas por varias granadas lanzadas contra un coche aparcado cerca del centro escolar.

Descartado el uso de la fuerza

Posiblemente debido a las críticas recibidas del exterior tras el rescate del teatro Dubrovka, en el que murieron 129 rehenes, y el hecho de que en el colegio secuestrado haya más de cien niños, las autoridades rusas han descartado por el momento la utilización de la fuerza para liberar a los secuestrados. Según un alto cargo de los servicios de inteligencia rusos, que afirma que "no hay otra salida alternativa al diálogo", se prevé que las negociaciones sean "largas y lentas". Por su parte, el presidente ruso, Vladímir Putin, ha hecho su primera declaración pública desde el inicio de la crisis y ha reiterado que la prioridad de su Gobierno es salvar la vida de los rehenes. Así, todo indica que Putin no está dispuesto a volver a poner en riesgo su crédito político.

"Todas las acciones de nuestras fuerzas que buscan liberar a los rehenes estarán consagradas y subordinadas a este objetivo", ha dicho el mandatario ruso, en referencia al rescate con vida de todos los rehenes.

Fracaso de la negociación

Sin embargo, las primeras negociaciones mantenidas por parte de las autoridades con el comando terrorista han fracasado. El grupo de asaltantes ha rechazado la oferta de abrir un corredor de seguridad para que los terroristas salgan del país con destino a Ingusetia y Chechenia. Además, también han negado la entrada de víveres y medicinas, con lo que la situación de los rehenes es crítica, ya que entre ellos se encuentran niños con enfermedades crónicas y no se descarta tampoco que haya heridos en el colegio como resultado del tiroteo registrado al inicio del asalto al centro, en el que muerieron doce civiles, según fuentes oficiales. Por otro lado, los terroristas también han cerrado cualquier posibilidad de canjear a niños por adultos.

Los captores, que se comunican con la policía y las autoridades a través de altavoces y amenazan con disparar a todo el que se acerque a las inmediaciones del colegio, han hecho llegar sus exigencias a través del conocido doctor Leonid Rochal, que también negoció con los guerrilleros chechenos que secuestraron el teatro Dubrovka de Moscú, y con quien han cortado la comunicación desde las tres de la madrugada.

Comando multinacional

Según las autoridades rusas, los primeros datos indican que el comando terrorista es "multinacional" y está compuesto por personas procedentes de las repúblicas caucásicas de Osetia del Norte, Ingusetia y Chechenia, aunque también figuran terroristas rusos. Los servicios especiales, además, han asegurado tener "identificados" a varios de los 30 secuestradores.

Por su parte, el diario The New York Times afirma que el comando pertenece al Segundo Grupo del Salajin Riadus Shajidi, con lo que estarían directamente relacionados con los suicidas que secuestraron en octubre de 2002 el teatro Dubrovka de Moscú. Este grupo está supuestamente dirigido por Shamil Basayev, de origen checheno y considerado por Moscú como el terrorista numero uno.

Salida de las tropas de Chechenia

En principio, el reclamo del comando es firme e inamovible, a juzgar por las duras negociaciones que han mantenido en las últimas horas con las autoridades. Los secuestradores exigen la liberación de los guerrilleros detenidos en Ingusetia después de una ofensiva que provocó 90 muertos en junio pasado y que fue reivindicada por los rebeldes chechenos. Además, piden la retirada de las tropas rusas de Chechenia. Los captores han hecho llegar estas exigencias a través de una grabación remitida a las autoridades locales.

Ante la gravedad de la situación, el presidente ruso, Vladímir Putin, ha cancelado su visita oficial a Turquí y sigue muy de cerca los acontecimientos de Beslan. En esta ciudad, las familias de los rehenes han pasado una primera noche de angustiosa espera y, reunidas en la sala de fiestas de Beslan, observan por las ventanas los movimientos de militares y policías que rodean la escuela.

Un colegio minado

El comando terrorista ha minado el colegio, y amenaza con volarlo y con matar a 50 rehenes por cada guerrillero abatido; además, los terroristas llevan cinturones de explosivos alrededor de sus cuerpos. Los guerrilleros entraron poco antes de las diez de la mañana —dos horas menos en España— en el recinto, una escuela de educación primaria y secundaria en la que precisamente hoy comenzaban las clases.

Vestidos de negro y con las caras cubiertas con máscaras, irrumpieron al final de la ceremonia de inicio del curso escolar que se celebraba en el patio del colegio. A consecuencia de ese tiroteo murieron cuatro personas, según fuentes hospitalarias rusas.

Beslan es una ciudad de unos 40.000 habitantes, a 20 kilómetros al norte de la capital de Osetia del Norte, Vladikavkaz. El ataque a la escuela de esta localidad se suma a la ola de violencia que azota Rusia en los últimos días. La semana pasada, dos atentados en sendos aviones se cobraron la vida de 89 personas y ayer nueve personas fueron asesinadas en a un ataque suicida en Moscú. Además, en septiembre de 2003, 50 personas murieron en un ataque suicida a un hospital militar en Mozdok, también en Osetia del Norte.

Más información