Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA POSGUERRA DE IRAK | Informe sobre el 11-S

Moscú asegura que alertó a Washington de que Sadam Husein planeaba atentados en EE UU

El espionaje ruso califica de "no objetivo" el informe de la comisión estadounidense sobre los atentados

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha tendido hoy la mano a su homólogo estadounidense, George W. Bush, al revelar que el régimen de Sadam Husein planeaba atentados en Estados Unidos y pedir a la ONU que reanude las inspecciones de armas en Irak, aunque ha vuelto a criticar la ocupación del país árabe sin el consentimiento de Naciones Unidas.

Mientras Bush, con las elecciones en ciernes, afronta críticas en casa por la invasión de Irak y defiende la existencia de vínculos entre Husein y la red terrorista Al Qaida, Moscú ha asegurado que Washington tuvo razones de peso cuando optó por la fuerza en su pulso con el régimen iraquí. El espionaje ruso ha calificado de "no objetivo" el informe de la comisión estadounidense que investigó los atentados del 11-S y ha afirmado que la inteligencia rusa sabía que el Gobierno de Bagdad preparaba actos terroristas en EE UU y había avisado de ello a la CIA.

Aunque Rusia fue uno de los mayores críticos de la invasión de Irak, Putin -antiguo espía del KGB soviético y ex jefe de su organismo sucesor, el Servicio Federal de Seguridad ruso- ha confirmado personalmente esa información. "Tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 en EE UU y antes de comenzar la operación militar en Irak, los servicios rusos de inteligencia obtuvieron reiteradamente información al respecto y la transmitieron a sus colegas estadounidenses", ha manifestado Putin.

Una información "muy importante"

El presidente ruso ha indicado que los datos recibidos indicaban que "órganos oficiales del régimen de Sadam planeaban actos terroristas en territorio de EE UU y fuera de sus fronteras, contra objetivos militares y civiles estadounidenses en otros países". "Esta información se transmitió a los colegas estadounidenses y el presidente Bush dio las gracias personalmente al dirigente de uno de los servicios secretos rusos por esa información, que consideró muy importante", ha añadido Putin.

La comisión investigadora de los atentados en EE UU concluyó el pasado miércoles que no existen "pruebas creíbles" de vínculos entre Al Qaida y el régimen iraquí, aunque constató que tuvieron contactos. Un miembro del espionaje ruso ha señalado que "las conclusiones hechas por la comisión no pueden considerarse objetivas, pues no tienen en cuenta otros componentes del problema iraquí y no dan un cuadro completo de la situación en torno a Irak hace dos años". La misma fuente ha asgregado que, "al investigar las causas de la crisis iraquí, se deben tener en cuenta todos los aspectos del problema, incluida la amenaza directa que el régimen de Sadam representaba para EE UU".

Pero al ser preguntado Putin si la ocupación de Irak podía considerarse un acto de EE UU en defensa propia, ha respondido: "No sé. Ése es un tema aparte". En este punto, ha reiterado su rechazo a esa invasión sin el visto bueno del Consejo de Seguridad de la ONU. Por otro lado, el viceministro de Exteriores ruso, Yuri Fedótov, ha reabierto el tema de la supuesta existencia de armas de destrucción masiva en Irak, que sirvió de principal pretexto a EE UU para la guerra, y ha recordado que los expertos de armas no concluyeron su labor de inspección en el país, por lo que deben "concluir su trabajo y presentar conclusiones".