Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La comisión del 11-S espera la desclasificación de un informe clave sobre Al Qaeda

El presidente de la comisión pidió ayer que se levante la confidencialidad que pesa sobre el memorándum de Clarke

La comisión que investiga los atentados del 11 de septiembre de 2001 espera la desclasificación por parte de la Casa Blanca de un documento clave para descubrir qué sabía el presidente de EE UU, George W. Bush, sobre la inminencia de un atentado de Al Qaeda. Se trata de un memorándum elaborado por el ex asesor de la Casa Blanca en materia de terrorismo Richard Clarke, en el que advierte de la presencia de "células durmientes" de Al Qaeda en EE UU y que Bush conoció tres semanas antes de los ataques.

La consejera de Seguridad Nacional, Condoleezza Rice, que compareció a primera hora de la tarde de ayer durante tres horas ante la comisión, reveló que el informe se titula Bin Laden decidido a atacar dentro de EE UU, pero aseguró que no incluía la advertencia de un ataque "inminente". Rice admitió que el memorándum, que Bush conoció en su reunión informativa diaria del 6 de agosto de 2001, incluía la mención a posibles atentados, pero subrayó que el documento era sobre todo un repaso histórico a las actividades de la organización terrorista.

"Gran parte era especulativo y no incluía una advertencia", subrayó la consejera de Seguridad Nacional, quien explicó que el presidente tomó nota y quedó al tanto de que el FBI y la CIA tenían abiertas varias investigaciones para seguir las posibles pistas. Todo estaba en la línea de la información recogida en los meses previos por los servicios de inteligencia, que coincidía en que se avecinaba "algo grande", pero de una manera muy poco precisa. Rice leyó textualmente uno de los extractos de esa información reservada: "Habrá ataques en el futuro próximo. Preocupante, pero no nos dicen cuándo, no nos dicen dónde, no nos dicen por parte de quién y no nos dicen cómo".

26 de julio, conclusiones finales

El presidente de la comisión, el republicano Thomas Kean, pidió oficialmente a la Casa Blanca que levante la confidencialidad que pesa sobre el memorándum de Clarke para que la opinión pública conozca de qué se informó al presidente. Kean dijo que espera una respuesta del Gobierno la próxima semana para poder incluir o no el informe en las conclusiones finales que la comisión publicará con fecha límite del 26 de julio.

El miembro de la comisión que preguntó sobre el memorándum, el demócrata Richard Ben-Veniste, pidió la desclasificación del documento para que "la gente pueda decidir por sí misma". La petición fue recibida con aplausos por los familiares de las víctimas de los atentados, quienes, al igual que los comisionados, sostuvieron que si el documento no era una advertencia sino una recopilación de datos históricos, como defendió Rice, no debería haber objeción a desclasificarlo. En gran medida, la comparecencia sirvió para rebatir las acusaciones de Clarke, quien hace dos semanas ante la misma comisión acusó a la Administración de haber pasado por alto la amenaza que representaba Al Qaeda pese a ser advertida en varias ocasiones.

Rice también habló de la comunicación que Clarke le envió el 4 de septiembre, una semana antes de los atentados en los que murieron más de 3.000 personas, en la que expresaba su frustración por la falta de respuesta del Pentágono y la CIA a la amenaza terrorista. La consejera volverá a reunirse en breve con los miembros de la comisión, al igual que el presidente y el vicepresidente, Dick Cheney, que lo harán en el plazo de dos semanas en una fecha aún por determinar.