Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Villepin afirma que Francia, Alemania y Reino Unido no intentan "confiscar Europa"

El ministro francés de Asuntos Exteriores, Dominique de Villepin, ha afirmado hoy que pese a la estrecha colaboración entre Reino Unido, Francia y Alemania, la intención de estos tres gobiernos está lejos de crear un "directorio" ni mucho menos de "confiscar Europa en pocas manos". París quiere evitar que se vea con recelo la reunión que tiene lugar mañana entre los dirigentes de estos tres países, sobre todo después de la carta firmada ayer por España junto a Polonia, Portugal, Italia, Países Bajos y Estonia sobre el Pacto de Estabilidad.

Villepin ha hecho estas declaraciones en la víspera del encuentro que tendrán mañana el primer ministro británico, Tony Blair; el presidente francés, Jacques Chirac, y el canciller alemán, Gerhard Schröder. El ministro francés de Exteriores ha explicado que en esa cita los tres líderes pretenden avanzar en "el proyecto y la ambición europea", que según su visión radica en aprobar la Constitución de forma "urgente". "Puesto que nos ampliamos, hay que profundizar, dotarse de reglas (...) y éste es el objetivo de este año", ha dicho el jefe de la diplomacia francesa.

Los recelos a la cita de Berlín

El ministro galo ha defendido en numerosas ocasiones la Europa a dos velocidades, pero hoy ha descartado que la reunión a tres bandas, vista con recelo por otros socios importantes europeos como Italia y España, suponga "intentar reactivar viejas diferencias" entre "grandes y pequeños" o "entre vieja y nueva Europa".

Villepin ha propuesto superar las diferencias sobre la Constitución, que radican principalmente en el número de comisarios por país y en el reparto de votos en el Consejo europeo, con "imaginación audaz". Además, ha asegurado que la reunión de Berlín demuestra "que algo está cambiando" en la UE.

Las declaraciones de Francia tienen lugar después de que España firmara ayer una carta junto a Polonia, Portugal, Italia, Países Bajos y Estonia en la que piden la estricta aplicación del Pacto de Estabilidad tal como fue redactado en Maastricht. Esta iniciativa puede ser vista como una afrenta por Francia y Alemania, las más firmes partidarias de cambiar este sistema.