Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blair prevé para 2004 reformas institucionales y polémicas leyes sobre inmigración y terrorismo

El Gobierno laborista espera "allanar el camino" para hacer un referéndum sobre el euro

La reina Isabel II ha inaugurado hoy el curso parlamentario británico con la lectura del programa de Gobierno del primer ministro Tony Blair, quien, a juzgar por las polémicas leyes anunciadas, se enfrenta a un año difícil. Pese a la oposición de sus propios parlamentarios, el Ejecutivo laborista impulsará polémicas medidas sobre inmigración, educación y reforma constitucional.

La lucha contra el terrorismo y facilitar las condiciones para un posible referéndum sobre el euro son dos de las prioridades para este curso, según ha señalado Isabel II. El programa previsto por Blair para el tercer año de su segundo mandato incluye la promulgación de 23 nuevas leyes. Entre las más controvertidas está la ley de Contingencia Civil, que ampliará los poderes de las fuerzas del orden para el caso de una emergencia nacional, como un atentado terrorista. En circunstancias extremas, las autoridades podrán prohibir las reuniones públicas, imponer toque de queda, aislar zonas, confiscar la propiedad y declarar suspendidos los derechos humanos.

Referéndum sobre el euro

En política exterior, la Reina ha adelantado que el Ejecutivo prepara una ley que "allane el camino" para la convocatoria de un referéndum sobre el euro, cuando las condiciones económicas sean las adecuadas. Ha añadido que el Gabinete laborista "trabajará duro para finalizar las negociaciones de un nuevo tratado constitucional" para la Unión Europea.

En cuanto a políticas sociales, el Gobierno impulsará una ley de "parejas civiles", que reconocerá las uniones entre homosexuales y equiparará sus derechos a los de los matrimonios convencionales. Las parejas del mismo sexo podrán disolver su unión civil en una especie de divorcio -aunque este término, como el de matrimonio, no se usa en la ley- y también adoptar, heredar y cobrar pensiones.

Como medida para atajar la inmigración, el Gobierno prepara una ley, muy criticada, que permite entregar a los servicios sociales a los hijos de los solicitantes de asilo que, tras no haberlo obtenido, rechacen regresar a sus países en un vuelo gratuito. Y pese a la oposición de un buen número de sus propios diputados, el Ejecutivo prevé subir las matrículas universitarias, con lo que rompe su promesa electoral, hecha en 2001, de que no lo haría.

Los lores no heredarán el cargo

Otra iniciativa polémica se refiere al Parlamento: Blair pretende eliminar los 92 lores hereditarios que aún disfrutan del privilegio, pero, para decepción de sus parlamentarios, no propondrá la elección democrática de la cámara, sino su designación mediante una Comisión Independiente. Un aspecto considerado positivo es que los lores con antecedentes penales deberán ceder su asiento, como el ex presidente del Partido Conservador y escritor de éxito Jeffrey Archer, quien, tras cumplir condena por perjurio, no podrá regresar a la Cámara.

Otros proyectos legislativos enumerados por la reina Isabel II en su séptimo discurso desde que el laborismo llegó al poder contemplan la futura creación de un carné de identidad, medidas contra el abuso sexual de niños por internet y contra la violencia doméstica. También ha planteado una reducción de efectivos en las Fuerzas Armadas

para incorporar el uso de nuevas tecnologías. Para sorpresa de muchos, no ha habido mención a la prohibición de la caza del zorro, un asunto pendiente desde la primera legislatura.