Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre se declara culpable de la muerte de 48 mujeres en EE UU

Gary Leon Ridgway se convierte en el mayor asesino en serie de la historia del país

Gary Leon Ridgway, de 54 años, tiene desde hoy el dudoso honor de ser considerado el mayor asesino en serie de la historia de EE UU. Ridgway, conocido como el asesino de Green River, ha admitido hoy, ante un tribunal de Seattle, ser el autor de la muerte de 48 mujeres entre 1982 y 1998. A cambio de su confesión, el tribunal lo condenará a cadena perpetua y no pasará al corredor de la muerte, gracias a un acuerdo alcanzado entre los fiscales y sus abogados.

Ridgway, que trabajaba como pintor de camiones, ha declarado ante el juez que "quería matar al mayor número posible de prostitutas", gremio al que pertenecían la mayoría de sus víctimas. De hecho, Ridgway, que ha leído en voz alta su confesión ante el juez y familiares de algunas de sus víctimas, ha declarado: "he matado a tantas mujeres que me resultaba difícil llevar la cuenta".

Los cadáveres de docenas de mujeres fueron encontrados en los barrancos, ríos aeropuertos y autopistas de la zona del Pacífico Norte, en las inmediaciones de Seattle desde 1982, cuando se localizó a la primera mujer en el Río Green, que dio nombre al homicida. Entonces se atribuyeron las muertes, un total de 49 oficialmente, al asesino de Green River. Durante años, los investigadores persiguieron si éxito al criminal, hasta que en 2001 unas pruebas de ADN condujeron hasta Ridgway, que fue acusado de siete de las muertes.

Pese a que los abogados defendían la inocencia de su cliente y pese al anuncio de que no habría tratos, este verano aparecieron los cuerpos de cuatro mujeres más, después de años sin noticias de ellas, lo que hizo pensar que Ridgway estaba colaborando con la justicia a cambio de un trato.