Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ATENTADOS EN MARRUECOS

Un camionero de Irún, tercera víctima española en los atentados de Casablanca

Los 14 terroristas que perpetraron los atentados pertenecen a un grupo integrista marroquí, ha afirmado el ministro de Justicia Mohamed Buzubaa

Domingo Mateos, un camionero de Irún que cenaba en la Casa de España de Casablanca en el momento del atentado del pasado viernes, es la tercera víctima española de la oleada de atentados que causó 41 muertos en la ciudad marroquí. Mateos se encontraba entonces en compañía de otro camionero, José Manuel Díaz Ochoa, herido en la explosión, y fue dado por desaparecido por las autoridades marroquíes. Quedan así tan sólo cinco cadáveres por identificar.

Fue precisamente Díaz Ochoa el que alertó sobre la presencia en el local de su compañero, lo que levantó las sospechas de que uno de los cuerpos aún sin identificar fuera el suyo. Fuentes de la Embajada Española en Rabat han asegurado además que no es posible descartar que aparezcan nuevas víctimas españolas según avance la investigación, muy complicada dado el estado en el que han quedado los cuerpos de los fallecidos en el atentados. Para más información, la Oficina de Información Diplomática (OID) dispone del teléfono 91-379 94 47 y el número de emergencias del Consulado en Casablanca es el 00-212 614 20196.

Los otros fallecidos son el empresario catalán Manuel Albiach, de 59 años, y el almeriense Francisco Abad Lazo, de 64, por cuyas almas se ha celebrado esta mañana un funeral en la iglesia situada junto a la Casa de España. El cadáver de Albiac será repatriado en cuanto concluyan los trámites, según ha indicado el delegado de la Generalitat en Casablanca, Angel Colom. En su caso, la Generalitat y el Ayuntamiento de Tarragona asumirán los costes de repatriación, además del transporte y alojamiento del hijo del empresario, que ya está en Casablanca. Los familiares de Abad Lazo también han viajado hasta la ciudad marroquí para hacerse cargo del cuerpo. Además, otros cuatro españoles fueron heridos: el vicepresidente del Casal Catalán, Joan Alié; Francisca Mariscal Duarte y los camioneros Antonio Relinque y Díaz Ochoa.

Sobre el estado de los heridos, Aliè ingresó ayer en la Unidad de Quemados del Hospital de la Vall d'Hebron con pronóstico muy grave, según fuentes del centro. Aliè, que sufre quemaduras de tercer grado en buena parte de su cuerpo, fue trasladado a Barcelona por un avión medicalizado fletado a instancias de la Generalitat de Cataluña mediante la aseguradora RACC. Una vez llegó a la ciudad condal, un helicóptero le llevó hasta el centro hospitalario. Por su parte, Díaz Ochoa, natural de Algeciras, sigue ingresado en la clínica Magreb, ya está en planta y su estado reviste menor gravedad que el resto de los afectados. Relinque Caro, 57 años y natural de Barbate (Cádiz), también se recupera favorablemente clinica privada O' Palmi tras haber sido operado en una pierna.

Un grupo integrista marroquí

El ministro marroquí de Justicia, Mohamed Buzubaa, ha afirmado que los 14 terroristas que perpetraron los atentados pertenecen a un grupo integrista marroquí ilegal y algunos de ellos habían llegado recientemente del extranjero. Según declaraciones del ministro a la televisión pública marroquí "los kamikazes están relacionados con un grupo denominado Assirat Al Mustaqim (El buen camino), contra el que instruye diligencias la Cámara de lo criminal del Tribunal de Apelación de Casablanca".

Diez miembros de ese grupo integrista fueron condenados en junio de 2002 por un Tribunal de Casablanca a penas de hasta 20 años por ejecutar a un hombre por lapidación. Los inculpados, encabezados por Zakaría Miludi, asesinaron en febrero en un barrio de Casablanca al marroquí Fuad Kardudi por beber alcohol, cuyo consumo prohíbe la religión musulmana.