Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ORIENTE PRÓXIMO

Powell insta a israelíes y palestinos a "poner en marcha" la Hoja de Ruta

El secretario de Estado viaja a Oriente Próximo para dar impulso al plan de paz del Cuarteto

El secretario de Estado de EE UU, Colin Powell, ha llegado hoy a Israel, en una visita por Oriente Próximo que tiene como objetivo impulsar el nuevo plan de paz para la región, la llamada Hoja de Ruta elaborada por el Cuarteto de Madrid (EE UU, UE, Rusia y la ONU). Powell ha instado a ambas partes a "poner en marcha" el plan, en vista de que goza de la aceptación de ambos, aplicando las medidas de confianza mutua que unos y otros se resisten a acomenter mientras los de enfrente no paren sus acciones violentas.

"Existe el suficiente acuerdo en la Hoja de Ruta como para que la pongamos en marcha", ha dicho Powell en conferencia de prensa al término de una reunión con el ministro israelí de Exteriores, Silvan Shalom. El ministro israelí ha resumido la condición sin la que los israelíes no piensan mover un dedo: "el nuevo Gobierno palestino [encabezado por Abu Mazen] tiene que tomar medidas contra las organizaciones radicales que pretender extender el terror contra los israelíes, y si lo hacen, será más fácil para nosotros hacer gestos hacia la paz con los palestinos".

Powell ha encontrado la conocida postura israelí, contraria a relajar la presión sobre los palestinos mientras no se acabe primero con los grupos radicales. Así, continuará con sus operaciones militares sobre los territorios ocupados, cuyo fin prevé la Hoja de Ruta, hasta que no haya encarcelado a los activistas que busca. Así se lo han anunciado a Powell fuentes cercanas al primer ministro israelí, Ariel Sharon.

Por su parte, los líderes palestinos, con el primer ministro Abu Mazen a la cabeza, han aceptado el plan de paz, aunque cuentan con la oposición de los grupos radicales, que ya han anunciado que no piensan respetarlo. Mazen ha tratado infructuosamente de convencer a Hamas y la Yihad de que acepten un alto el fuego para acabar con la Intifada que comenzó en septiembre de 2000. Además, los palestinos acusan a Israel y a su Gobierno de destruir cualquier intento de llegar a la paz.

Sabemos lo que hay que hacer

Pese a todo, Powell ha declarado, antes de aterrizar en Tel Aviv, que "es necesario que el plan se ponga en marcha", pese a que admite que el plan "es controvertido e incluye elementos que pueden no gustar a alguna de las dos partes". "Sabemos lo que hay que hacer en los primeros pasos de la primera etapa del plan, así que hagámoslo". Powell ha enumerado los primeros pasos que hay que tomar: "por el lado palestino, medidas para la seguridad y, por el israelí, hacer lo posible para evitar el bloqueo y la falta de movimientos de los palestinos".

Sin embargo, el Gobierno israelí ha pospuesto cualquiera de estas medidas con el argumento de que los atentados suicidas palestinos se incrementarán si elimina la presión militar que mantiene en las ciudades palestinas. Mientras, los palestinos dicen que sólo con una retirada militar israelí daría al nuevo gobierno palestino la autoridad para superar la resistencia de los radicales.

La visita a la región de Colin Powell, la primera en 13 meses, coincidirá con la que mañana emprende el Alto Representante de la UE para la Política Exterior, Javier Solana, que mañana inicia en Egipto mañana domingo, y que le llevará posteriormente a Jordania, Arabia Saudí, Israel, los territorios palestinos, Siria y Líbano. El lunes y el martes también se incorporará a la zona el ministro griego de Exteriores y de turno del Consejo de Ministros de la UE, Yorgos Papandreu. Powell se entrevistará hoy con Sharon en Jerusalén y mañana con Mazen en Jericó.