Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AMENAZA DE GUERRA | El debate en la ONU

Rusia y Francia amenazan con vetar una segunda resolución que autorice la guerra

Los ministros de Exteriores ruso, alemán y francés se reúnen en París y defienden la prórroga de las inspecciones

Las posturas de los tres principales defensores del papel de los inspectores en la crisis de Irak siguen inmutables. Los ministros de Exteriores de Francia, Dominique de Villepin, de Alemania, Joschka Fischer, y Rusia, Igor Ivanov, reunidos hoy en París, se han vuelto a pronunciar a favor de prolongar las inspecciones. Pero ha ido más lejos en cuanto a la votación de la segunda resolución, amenazando, en el caso de Rusia y Francia, miembros permanentes del Consejo de Seguridad, con vetar un texto que autorice la guerra.

Además, el ruso ha adelantado que China, miembro permanente del Consejo de Seguridad, como Francia y Rusia, "comparte" su postura.

En un anuncio de lo que se verá en la próxima reunión del órgano de gobierno de la ONU, en la que se votará la propuesta de segunda resolución elaborada por EE UU, Reino Unido y España, Villepin ha adelantado que ni Francia ni Rusia ni Alemania permitirán que salga adelante un texto que siente las bases para un ataque a Irak.

"No permitiremos que pase una resolución que autorice el uso de la fuerza. Rusia y Francia, como miembros permanentes del Consejo de Seguridad, asumirán sus responsabilidades", ha dicho Villepin. En este sentido, Rusia anunció ayer que no descartaba usar su derecho de veto para que el texto sea rechazado. En todo caso, anunció que no se abstendría.

A tenor de la postura rusa, Villepin ha sido preguntado por su voluntad a hacer uso de su derecho de veto en el Consejo, a lo que el canciller francés ha contestado que "estamos en la misma línea que Rusia".

Tiempo para las inspecciones

"Nuestro objetivo común sigue siendo el desarme efectivo y completo de Irak de acuerdo con la resolución 1.441. Consideramos que este objetivo se puede alcanzar por la vía pacífica de las inspecciones, que dan resultados cada vez más alentadores", dice la declaración conjunta de los tres países.