Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ORIENTE PRÓXIMO

Sharon continuará al frente del Likud tras imponerse a Netanyahu en las primarias

Netanyahu felicita a su rival y le ofrece su colaboración para ganar las próximas elecciones de enero

El primer ministro israelí, Ariel Sharon, se ha impuesto al ministro de Exteriores, Benjamin Netanyahu, en las primarias del partido nacionalista Likud, celebradas hoy, según los primeros sondeos a pie de urna. Por tanto, Sharon será el candidato del Likud a las elecciones legislativas que se celebrarán en enero.

DATO

Las elecciones generales se celebrarán el 28 de enero de 2003

El jefe de la diplomacia israelí, Benjamin Netanyahu, ha telefoneado a su rival para felicitarle por la reelección al frente del Likud, según ha anunciado la televisión pública de Israel. Netanyahu ha pedido a los miembros del partido de extrema derecha que "se unan en torno al primer ministro, Ariel Sharon", el gran vencedor del escrutinio según las estimaciones de dos cadenas de televisión, y se ha ofrecido a trabajar junto a él para conseguir la victoria de su partido en las próximas elecciones generales del próximo enero.

Más de 300.000 militantes del partido estaban llamados a las urnas en un día en el que se han producido varios atentados contra intereses de Israel, uno de ellos contra una oficina electoral del propio partido.

Con su victoria, Sharon se perfila para reeditar su actual mandato, que ha durado casi dos años, ya que el Likud parte como favorito ante los laboristas para las elecciones del 28 de enero. Sharon tendrá que enfrentarse al ganador de las primarias laboristas, el actual alcalde de Haifa, Amram Mitzna, que se impuso al ex ministro de Defensa, Benjamin Ben Eliezer.

Los comicios, que desde primera hora habían atraído la atención de todos los medios, han pasado a segundo plano cuando llegaron las primeras noticias sobre los dos atentados coordinados en Kenia contra un hotel y un avión civil. Más aún cuando un comando palestino la ha emprendido a tiros contra una oficina electoral, matando a seis israelíes antes de ser abatidos por las fuerzas de seguridad.

Las más de 670 urnas han estado abiertas entre las 10.00 hora local (9.00 hora peninsular española hasta las 22.00 (21.00 en España), tras lo cual ha comenzado el recuento de votos en los Jardines de Exposiciones en Tel Aviv.

El radicalismo de Netanyahu

Como ya es habitual cuando se ve frente a las cuerdas, el actual ministro de Exteriores ha acusado a los medios de prensa de estar en su contra y de tratar de buscarle cualquier asunto gris que pueda hundirlo aún más. Después de dos meses de lucha entre ambos titanes políticos, la táctica reconciliadora que Sharon, de 74 años, ha aplicado contra su rival -a diferencia de otra mucha más agresiva por parte de Netanyahu, de 53- ha probado ser mucho más eficiente.

El diario Yediot Aharonot informa esta mañana de que de perder las elecciones los seguidores del titular de la cartera de Exteriores podrían traspasar su apoyo al partido ultraderechista Unión Nacional-Israel Betenu, liderado por Avigdor Liberman, ex director de la oficina de Netanyahu cuando fue primer ministro, entre 1996 y 1999. En entrevistas y actos públicos, el responsable de la diplomacia israelí ha defendido repetidamente una lucha sin cuartel contra el "terrorismo palestino", la deportación del presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Yasir Arafat, y la tajante negativa a la creación de un Estado palestino.

Por su parte, Sharon respaldó algunos de esos eslóganes pero sólo en la teoría, y mantuvo su vaga promesa de crear un Estado palestino independiente cuando concluya la Intifada. "Si hay un acuerdo que traiga el fin del terrorismo, no habrá político que se oponga a la creación de un Estado palestino totalmente desmilitarizado", afirmó ayer el primer ministro israelí. Ante las posturas radicales expuestas por su rival, Sharon debió enviar varios mensajes a Washington estas últimas dos semanas para calmar los temores de la Administración estadounidense.