Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRATADO

Rusia y EE UU anuncian un acuerdo de desarme nuclear que "liquida" la Guerra Fría

Cada país contará con unas 2.000 cabezas nucleares, frente a las 6.000 actuales

Los presidentes de EE UU, George W. Bush, y de Rusia, Vladimir Putin, han anunciado hoy un acuerdo desarme nuclear que reducirá sensiblemente el arsenal de ambos países. Las actuales 6.000 cabezas de cada país quedarán reducidas a entre 1.700 y 2.000. Bush incluso ha puesto fecha y lugar para su firma: Moscú, a donde viajará el presidente de EE UU a finales de este mes. El presidente norteamericano ha sido el primero en anunciar el acuerdo, que ha sido posteriormente confirmado por el mandatario ruso.

Con este acuerdo, según ha afirmado Bush, "se liquida el legado de la Guerra Fría". "Voy a Moscú ha firmar este tratado", ha declarado Bush a los periodistas, subrayando que "es el resultado de meses de trabajo trabajo". "Es una buena noticia para el pueblo americano", ya que traerá más paz al mundo y dejará atrás de una vez por todas la Guerra Fría".

Según el mandatario americano, "el tratado permitirá el lanzamiento de una nueva era que reforzará la seguridad mutua, una era de seguridad económica y de mejora de nuestras relaciones".

Por su parte, el presidente ruso, Vladímir Putin, ha subrayado el "interés" de su homólogo de Estados Unidos en la elaboración de un tratado que ha calificado de "histórico". Putin ha asegurado que sin el "interés" personal de Bush, la consecución del acuerdo habría sido "muy difícil".

El acuerdo se firmará en la cumbre que Bush y el presidente ruso, Vladimir Putin, celebrarán en Moscú el próximo día 24, según ha anunciado Bush. El presidente de EE UU ha realizado el anuncio, de forma inesperada, momentos antes de subir a un helicóptero en los jardines de la Casa Blanca, al iniciar un viaje a Chicago.

El texto prevé que ambas potencias reduzcan sus arsenales hasta las 1.700 o 2.000 cabezas para el 2012, frente a las 6.000-7.000 que actualmente posee cada estado. Las fuentes han precisado que la reducción de los arsenales se realizará mediante una combinación de almacenamiento y desmantelamiento de las cabezas nucleares existentes.

Desmantelamiento de cabezas

La cuestión de qué hacer con las cabezas nucleares puestas fuera de servicio ha sido la más complicada de resolver hasta llegar al acuerdo definitivo. EE UU no quería desmantelarlas para volver a colocarlas en misiles o bombas en caso necesario, mientras que Rusia exigía un desmantelamiento real de las armas.

Finalmente, las dos partes han aceptado un compromiso por el cual parte de las armas serán almacenadas y otra parte será desmantelada, si bien por ahora no se ha divulgado cuál será la proporción de ambas modalidades.

La idea básica del acuerdo y las cifras preliminares fueron acordadas por Bush y Putin durante la cumbre que ambos celebraron en Washington en noviembre del año pasado, y desde entonces ambos gobiernos han estado preparando su contenido detallado.

El secretario de Estado, Colin Powell, y el ministro ruso de Exteriores, Igor Ivanov, dieron un fuerte impulso al acuerdo durante la reunión que celebraron en Madrid el mes pasado.

En las últimas semanas, han sido el secretario de Estado adjunto, John Bolton, y el viceministro ruso de Exteriores, Georgi Mamedov, quienes han negociado en Moscú los últimos detalles del acuerdo.