Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ORIENTE PRÓXIMO

La jornada más sangrienta de la Intifada deja por el momento 46 muertos

EE UU quiere reactivar el 'plan Mitchell' para frenar la escalada.- El 76% de los israelíes no está conforme con el Gobierno de Sharon

Israel ha lanzado la pasada noche una cruenta represalia militar al atentado perpetrado ayer contra un asentamiento judío en Gaza, en el que murieron cinco colonos. Las operaciones, localizadas en el sur de la franja de Gaza y en el distrito de Belén (Cisjordania), continúan durante el día y se han cobrado la vida decenas de palestinos palestinos, entre ellos un general y un niño de 10 años, decenas de heridos y otros tantos activistas detenidos.

En total 46 personas -40 palestinos y seis israelíes- han perdido la vida en varios enfrentamientos entre soldados israelíes y la población palestina desde esta madrugada, una de las más sangrientas desde que comenzó la Intifada.

Las última víctimas han sido cuatro palestinos. Uno de ellos ha muerto por disparos de soldados israelíes en el campo de refugiados de Dheishé, cerca de Belén (Cisjordania). Otros dos han sido abatidos por soldados israelíes en el paso de Erez, entre la franja de Gaza e Israel. Y el último ha muerto esta noche al ser alcanzado por un obús de carro de combate israelí en el campamento de refugiados de Dheishe, cerca de Belén.

Con anterioridad, un suicida palestino también ha sido abatido por el Ejército antes de cometer un atentado en el barrio de Bet Janina, en el norte de Jerusalén.

Esta tarde, decenas de palestinos armados se han rendido al Ejército israelí en el campo de refugiados de Tulkarem (norte de Cisjordania), ocupado por soldados israelíes desde ayer, según han informado fuentes militares israelíes.

Antes ha muerto el director de un hospital privado en Al Khader, una localidad próxima a Belén, abatido por disparos israelíes. Horas antes, una mujer y un niño palestinos han muerto por disparos en distintos puntos de Cisjordania.

El niño tenía 10 años y vivía en la ciudad autónoma de Tulkarem (Cisjordania), sin electricidad y ocupada por el Ejército israelí junto con dos campos de refugiados cercanos desde el pasado miércoles.

En esa misma ciudad, otros cinco palestinos han muerto en intensos combates. Una de las víctimas es un oficial de la Fuerza 17, la guardia presidencial de Yasir Arafat, y la identidad del otro fallecido no ha sido revelada.

Según fuentes de la seguridad palestina, las tropas israelíes impiden que las ambulancias entren en la zona, de manera que no pueden evacuar a los "numerosos heridos". En este sentido, el diputado árabe israelí Ahmed Tibi, del Movimiento Arabe Progresista, ha pedido al ministro de Defensa que autorice la entrada de los servicios sanitarios a los campos de refugiados de Tulkarem.

Decenas de activistas arrestados

El Ejército de Israel señala en un comunicado difundido esta mañana que en estas operaciones nocturnas han sido arrestados decenas de activistas palestinos en el campo de refugiados de Nur Shams.

Esta madrugada, los principales combates se han desarrollado en el sur de la franja de Gaza, donde fuerzas israelíes han ocupado la aldea de Abasán en respuesta al asesinato poco antes de cinco israelíes de 18 años en una academia militar en Atsmoná, en el enclave judío de Gush Katif.

Hamás se ha atribuido el ataque, en el que han resultado heridos otros 23 adolescentes, cuatro de gravedad. Fuentes militares israelíes han indicado que el activista, de 19 años y residente en Gaza capital, cortó la verja y se adentró en el internado, donde protagonizó un tiroteo de más de 20 minutos, hasta que fue abatido por los soldados.

Inmediatamente después de este atentado, la Fuerza Aérea israelí ha bombardeado posiciones palestinas en Gaza y en el distrito de Belén, en lo que al parecer era una "advertencia" antes de las incursiones.

Un general palestino asesinado

Al menos 15 palestinos -entre ellos tres civiles y un sanitario- han fallecido en la localidad de Abasán en los intensos combates que ha desencadenado la entrada de fuerzas de infantería y blindados israelíes, que han buscado casa por casa a los activistas palestinos.

Entre las víctimas se encuentra un general palestino, Ahmed Mefrej, más conocido como Abu Snán, y dos de sus guardaespaldas, cuyo vehículo ha sido tiroteado por los soldados cuando se dirigía a la zona de los combates para impedir que sus hombres participaran en ellos.

Mefrej, de 62 años y adjunto al jefe de la Seguridad Pública palestina, es el militar palestino de mayor rango muerto en la Intifada de Al Aqsa. Fuentes militares israelíes han asegurado que no sabían que se encontraba en la zona y que no tenían ninguna intención de matarlo.

Además, otros cuatro palestinos han fallecido en un ataque israelí con cohetes lanzados desde barcos de guerra y contra una comisaría en el norte de Gaza.

El segundo escenario de las operaciones israelíes esta madrugada ha sido el distrito de Belén, donde el Ejército ha ocupado varias partes de la ciudad cisjordana, la aldea de Bet Yala y los campos de Dehaishe y Al Aida.

Bajo el paraguas de helicópteros artillados Apache, tropas de infantería y blindados han penatrado por dos direcciones y en los combates han muerto tres activistas palestinos que trataban de oponerse al avance de las fuerza invasora, que aún continúa su redada.

Otros dos palestinos han perdido la vida en las cercanías del asentamiento judío de Alon More, en el distrito de Nablús, en un enfrentamiento con los soldados de un puesto de control israelí. Desde el sábado, más de 100 palestinos y 35 israelíes han muerto en una serie de ataques y choques registrados en Israel, Cisjordania y Gaza.

EE UU interviene en la crisis

Ante las fuertes críticas recibidas por su inmovilismo, el presidente Bush ha decidido apostar por reactivar el plan Mitchell y ha anunciado que la próxima semana, el general Zinni viajará a la región para intentar frenar la ola de violencia.

Zinni discutirá los esfuerzos de paz con los líderes de la región en una gira de 10 días por 12 países que comenzará el domingo. Bush ha dicho que se concentrará en recuperar el alto el fuego propuesto por el director de la CIA, George Tenet, para impulsar después un plan elaborado por el ex senador Mitchell, que pide acciones para restaurar la confianza antes de reanudar las conversaciones.

El presidente no ha escatimado elogios al plan saudí, basado en la propuesta de "paz por tierras", ya que según Bush, abre la vía a la normalización de las relaciones entre los Estados árabes e Israel.

Mientras tanto, la popularidad del primer ministro israelí, Ariel Sharon, cae en picado. Según una encuesta publicada hoy, el 76% de los israelíes no está conforme con el Gobierno de unidad nacional, que cumplió esta semana su primer aniversario en el poder.

Hace sólo un mes, Sharon, un ex general de 74 años que se presentó a las elecciones bajo el lema cuya campaña electoral tuvo como lema paz y seguridad, gozaba del respeto del 68% de los israelíes.

Más información