Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PERFIL

Savimbi, el guerrero que perdió la batalla en las urnas

El líder de la UNITA ha dedicado su vida a luchar primero contra el colonialismo portugués y más adelante contra el Gobierno angoleño

Jonas Savimbi, calificado por uno de sus compañeros en la guerrilla como "el hombre más brillante que había conocido jamás", pero también como "un psicópata peliigroso", ha dedicado su vida a la guerra, primero contra el colonialismo portugués y luego contra el Gobierno angoleño.

Nacido en 1934 en la provincia de Bie, devastada ahora por la guerra civil soterrada que vive el país desde hace más de 25 años, Savimbi ha sido abatido hoy por el ejército angoleño.

Hijo de un pastor evangélico, en 1958 viajó a Portugal con 24 años para continuar allí sus estudios, y fue entonces cuando entró en contacto con el movimiento independentista de Angola, por entonces colonia portuguesa.

En 1966, Savimbi creó la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (UNITA), un movimiento de tendencia anticomunista dedicado a luchar contra el colonialismo portugués.

Tras la independencia

En enero de 1975, el presidente portugués Costa Gomes y los tres líderes angoleños, Jonas Savimbi, Agostinho Neto y Holden Roberto, firmaron los acuerdos de Alvor, por los cuales se proclamó la independencia de Angola.

Pero la situación en el nuevo Estado se deterioró en poco tiempo debido a los enfrentamientos entre los tres movimientos de liberación angoleños.

El Movimiento Popular para la Liberación de Angola, apoyado por la URSS y Cuba, tomó las riendas del poder, a lo que UNITA y el Frente Nacional de Liberación respondieron con la proclamación en la zona sur del país de la República Popular Democrática de Angola.

"Combatiente por la libertad

Savimbi logró convencer a Sudáfrica, EEUU y Zaire de la amenaza comunista que irradiaba desde Luanda, la capital angoleña, y con el apoyo de esos países lideró la lucha contra el Gobierno angoleño hasta 1991, cuando alcanzó un alto el fuego con el presidente José Eduardo Dos Santos.

Considerado por ex presidente estadounidense Ronald Reagan como un "combatiente por la libertad y contra el comunismo", Savimbi no reconoció el resultado de las primeras elecciones democráticas del país, celebradas en 1992, en las que salió derrotado.

Después de varios intentos fallidos de encontrar una solución pacífica al conflicto, en los que incluso llegó a mediar el secretario general de la ONU, Koffi Anan, el conflicto armado se reanudó en diciembre de 1998.