Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ORIENTE PRÓXIMO

La procuradoría general de Israel autoriza los asesinatos selectivos como "actos de prevención"

Mueren cuatro palestinos al estallar el coche en el que viajaban.- La Fuerza Aérea bombardea con una fábrica metalúrgica del campo de refugiados de Jabalia

La procuradoría militar de Israel ha dado a conocer hoy un dictamen en el que autoriza a las Fuerzas Armadas las condiciones para perpetrar asesinatos selectivos de activistas palestinos, pero sólo como "un acto de prevención" y nunca como represalia. La procuradoría representa a las Fuerzas Armadas ante los juzgados del Poder Judicial.

Así, según los abogados que sirven a las autoridades militares, no podrán valerse de ese recurso para "castigar" a las víctimas por supuestos ataques de carácter terrorista en el pasado. De este modo, el asesinato selectivo -dice una de las condiciones- sólo se justificará "si existen informaciones de que el terrorista planifica o pretende llevar a cabo un ataque en el futuro cercano".

Esa política, puesta en vigencia por primera vez en noviembre del año 2000 contra Jusein Abiat, activista del movimiento Al Fatah de la ciudad palestina autónoma de Belén, "sólo podrá aplicarse si la Autoridad Nacional Palestina (ANP) pasara por alto peticiones (de Israel) para que arreste al terrorista".

Antes de condenar a muerte al supuesto terrorista, las autoridades castrenses deben probar que fracasaron en sus intentos para arrestar al sospechoso en el transcurso de las operaciones casi diarias que llevan a cabo con ese fin en Cisjordania y Gaza.

Ataque en Gaza

Precisamente en Gaza, cuatro palestinos, miembros del grupo Al Mukauama A-Shabíe, de la resistencia popular contra la ocupación israelí, y afiliado al movimiento Al Fatah, han muerto esta mañana al estallar el vehículo en que circulaban por la carretera que une las ciudades de Gaza y Jan Yunes, según han informado fuentes médicas y de la seguridad palestinas.

Éstas han aclarado que fueron víctimas de un ataque israelí cerca del paso fronterizo de Sufá, entre las localidades de Jan Iunes y Rafah. Por su parte, fuentes israelíes han reconocido que un quinto palestino ha resultado herido de gravedad y han asegurado que dos de las víctimas eran miembros de las fuerzas de seguridad de la Autoridad Nacional Palestina.

Fuentes de los servicios de seguridad palestinos no han podido determinar aún si se trata del ataque de un helicóptero militar israelí, del disparo de un tanque, o de la explosión de una carga de dinamita dentro del vehículo, o activada a su paso. No obstante, un testigo ocular ha señalado que el coche explotó por el impacto de un misil disparado por un helicóptero, pero los medios oficiales israelíes no han proporcionado todavía información acerca del ataque.

Estas muertes se han producido horas después de que helicópteros israelíes lanzaran cuatro misiles, durante la madrugada, contra una fábrica metalúrgica palestina en el campo de refugiados de Jabalia, en el norte de la Franja de Gaza, según han indicado responsables de los servicios de seguridad palestinos. El edificio resultó gravemente dañado a consecuencia del ataque. También durante la madrugada, aunque en Cisjordania, una unidad israelí penetró en Belén, zona autónoma palestina. Allí, se registraron intercambios de disparos entre soldados hebreos y palestinos.

Carta de protesta

La actual ofensiva israelí llega después de que la Autoridad Nacional Palestina (ANP) enviara una carta oficial de protesta al Gobierno israelí en relación con el nuevo plan de seguridad que el ejecutivo de Ariel Sharon quiere desarrollar en Jerusalén.

"Este plan incrementará la frustración entre los palestinos, y es considerado como una acción unilateral que contradice totalmente los principios y el espíritu de paz", se afirma en la misiva.

Asimismo, la ANP remarca en la carta que la cuestión de Jerusalén y su estatus final es uno de los asuntos pendientes de discusión, y añade que "ninguna parte tiene derecho a llevar a cabo cualquier acción unilateral que pueda introducir cambios en Jerusalén".

El liderazgo palestino pide también a Israel que aplique los acuerdos firmados y que vuelva a la mesa de negociaciones para discutir todas las cuestiones del estatus final, incluido Jerusalén.