Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ORIENTE PRÓXIMO

La ANP arresta a dos de los tres implicados en el caso de contrabando de armas

Israel bombardea las instalaciones de la policía marítima palestina en el puerto de Gaza

El presidente palestino, Yasir Arafat, ha ordenado la detención de tres funcionarios de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) que están presuntamente vinculados con el cargamento ilegal de armas interceptado la semana pasada por Israel a bordo del navío Karine A. Por el momento, sus fuerzas de seguridad ya han arrestado a dos de ellos.

Se trata de Fuad Shubeiki, encargado de presupuestos para los organismos de seguridad de la ANP, y de Adel al-Mugrabi, encargado de adquisiciones de armamento. El tercer implicado, Fathi Razem, subjefe de la Policía Naval palestina, está siendo buscado aún por las autoridades palestinas.

Las fuentes han subrayado que los dos detenidos están en prisión preventiva, uno de ellos en el complejo donde reside el presidente palestino, en la franja de Gaza. El arresto de ambos, así como el de un tercer sospechoso, fue ordenado anoche por el presidente, Yaser Arafat, quien aceptó de esta forma las recomendaciones de una "comisión interna" que investiga las acusaciones israelíes.

En el comunicado de Arafat se lee que "la comisión ha decidido detener a toda persona cuyo nombre aparezca en este asunto, para ulteriores investigaciones". Además, dice que "el presidente Arafat ha ratificado la decisión de la comisión y ésta pedirá a la parte israelí la información que tenga sobre el caso".

Portavoces israelíes han restado importancia a las detenciones y han asegurado que se trata de una farsa para proteger a los sospechosos de una posible acción de represalia por Israel.

El Karine A fue interceptado el 3 de enero por comandos de submarinistas israelíes, a unos 500 kilómetros de este país, con un cargamento de unas 80 toneladas de armas prohibidas por los Acuerdos de Oslo y que se dirigía a la Franja de Gaza.

EE UU ha felicitado a la ANP por estos arrestos, aunque el secretario de Estado, Colin Powell, consideró ayer que Arafat debe hacer aún más para destruir las infraestructuras de las organizaciones terroristas.

Por su parte, la ANP ha denunciado hoy las declaraciones de Powell, que calificó las operaciones militares israelíes en la franja de Gaza de "operaciones defensivas" para "impedir el tráfico de armas". "La dirección palestina rechaza cualquier justificación de la destrucción masiva de casas de refugiados en Rafah, que dejaron a familias enteras en la calle, así como la destrucción de la pista de aterrizaje del aeropuerto de Gaza", ha declarado un portavoz de la ANP en un comunicado.

La Marina israelí ataca Gaza

Por otro lado, el Ejército israelí ha continuado esta madrugada sus operaciones de castigo contra la ANP con la destrucción de dos navíos e instalaciones de la policía naval palestina, a la que pertenecían dos de los implicados en el contrabando de las armas. Además, uno de los dos autores del atentado del miércoles en el sur de Israel, en el que fueron abatidos cuatro militares, pertenecía a esta policía.

Testigos presenciales han indicado que los misiles también se ha incendiado un depósito de gasolina y varias instalaciones de ese cuerpo de seguridad. El Yindala, una de las dos embarcaciones destruidas, estuvo en una época bajo el mando de Omar Akawi, el capitán del barco Karine A y que fue arrestado por los comandos israelíes.

Igualmente, el Ejército israelí completó anoche la destrucción de la pista de aterrizaje del aeropuerto internacional de Gaza, próximo a la localidad de Rafah, donde un día antes demolió 73 viviendas de civiles palestinos en represalia por la muerte de cuatro soldados a manos de dos activistas islámicos que también murieron en el ataque.

Asimismo, se ha informado de la destrucción de una vivienda en la localidad fronteriza de Rafah que servía para el contrabando de armas desde Egipto, a través de un túnel que conectaba ambas partes, según un portavoz militar israelí.

Ante estos ataques, el Movimiento de la Resistencia Islámica (Hamás) ha prometido hoy que responderá a la demolición de las casas realizada el pasado jueves por el Ejército israelí en Rafah. "Este acto terrorista horrible no quedará impune y reafirmamos nuestro derecho a defender nuestro pueblo y a protegerle del terrorismo sionista", agrega Hamás en un comunicado.