EL FUTURO DE AFGANISTÁN

La negociación sobre el despliegue de la fuerza de paz se aplaza a mañana

Abdulá defiende la continuidad de los bombardeos y admite que Bin Laden puede estar en su país

Los militares británicos y la nueva administración interina de Afganistán han terminado esta noche una nueva sesión de negociaciones sobre el despliegue de fuerzas multinacionales de seguridad sin rubricar un acuerdo al respecto, ha informado un portavoz británico.

Más información

Anteriormente, el ministro de Exteriores de la administración transitoria, Abdulá Abdulá, había dicho a los periodistas que el acuerdo entre el Gobierno interino afgano y la comunidad internacional para el próximo despliegue de una fuerza de paz multinacional se había alcanzado ya. "Se ha concluido un acuerdo... Muy pronto podremos ver a las fuerzas multinacionales", indicó el ministro en una conferencia de prensa.

El portavoz, Paul Sykes, ha indicado que las conversaciones sobre las Fuerzas Internacionales de Asistencia para la Seguridad (ISAF, en sus iniciales en inglés), continuarán mañana, entre el comandante de la ISAF, el general británico John McCall, y el ministro afgano del Interior, Yunus Qanuní.

Qanuní ha recibido esta noche a McCall en la sede del ministerio del Interior, pero no se ha producido la rúbrica del acuerdo, según Sykes, debido a la necesidad de verificar la fidelidad de la traducción de las dos versiones del documento.

El texto está redactado en inglés y también en dari, la variante del persa que es idioma oficial en Afganistán. Sykes, portavoz de la embajada británica en Kabul, ha recordado que no habían prometido la rúbrica para esta noche y ha restado importancia a la necesidad de continuar las conversaciones mañana.

Por su parte, Abdulá ha señalado que, en principio, las tropas internacionales se desplegarán en Kabul, pero ha asegurado que el Gobierno interino, integrado por las distintas facciones afganas que lucharon contra el régimen de los talibanes, desea que posteriormente se sitúen también fuera de la capital.

Carácter testimonial

La ISAF será escasa en número y estará en el país sólo durante seis meses, tal y como pretendía el general Mohamed Fahim, ministro de Defensa del Gobierno provisional afgano.

Su principal misión será mantener el orden en Kabul durante los próximos seis meses y estará compuesta por 3.000 soldados, la mitad de ellos británicos. Según Abdulá, las fuerzas de paz trabajarán conjuntamente con los afganos para mantener la seguridad del país.

Fahim ha insistido en que sólo 1.000 soldados extranjeros ejerzan labores de vigilancia y que los 2.000 restantes se limiten a prestar apoyo logístico o a facilitar la distribución de ayuda humanitaria.

La cuestión de los bombardeos

En la misma rueda de prensa, el canciller afgano ha defendido que los bombardeos sobre Afganistán deben continuar hasta que la campaña antiterrorista estadounidense concluya. En este sentido, Abdulá ha admitido la posibilidad de que Osama Bin Laden se encuentre en su país.

Los bombardeos "tienen que continuar mientras queden células terroristas en Afganistán o siga la campaña contra el terrorismo", ha indicado Abdulá. Asimismo, respecto a los talibanes, el jefe de la diplomacia afgana ha señalado que "se han disfrazado" pero que siguen en el país.

A diferencia de otros ministros afganos, que en los últimos días han situado a Bin Laden en Pakistán, Abdulá no ha descartado que siga en Afganistán. "Por supuesto que no sé dónde está, podría estar en Afganistán", ha respondido Abdulá a la pregunta por el paradero del presunto autor intelectual de los atentados del 11 de septiembre.

El Ministerio de Defensa afgano también ha confirmado que los bombardeos continuarán hasta eliminar la resistencia de pequeños grupos de Al Qaeda y de bolsas de resistencia talibán, tal y como quería EE UU.

"Estamos de acuerdo con Bush para que esta campaña continúe hasta la eliminación de los últimos reductos del terrorismo", ha declarado el portavoz del Ministerio de Defensa, Mohamad Habil.

El portavoz ha reconocido que algunos distritos de la provincia oriental de Paktia "no están totalmente 'limpios' [de extremistas islámicos]", por lo que los bombardeos y los ataques en tierra de la Alianza del Norte "deben continuar hasta que sean eliminados".

Lo más visto en...

Top 50