Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AYUDA HUMANITARIA

Un convoy de la ONU llega a Kabul tras sufrir una emboscada

Naciones Unidas transporta 1.000 toneladas de trigo que distribuirá en las zonas más afectadas por el hambre

El convoy formado por 47 camiones del Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas (PMA) ha logrado llegar esta noche a la capital afgana, Kabul, a pesar de haber sufrido una emboscada durante el viaje que había iniciado en la ciudad paquistaní de Peshawar, según fuentes de la cadena británica BBC.

La carga, con 1.000 toneladas de trigo, está almacenada en una bodega, mientras se prepara su distribución hacia el norte y el oeste de la ciudad, las zonas más afectadas por la hambruna.

Algunos de los camiones habían sido interceptados el pasado jueves cerca de Sarobi por ladrones que robaron dinero y objetos personales a los chóferes. Un funcionario del Programa Mundial de Alimentos en Kabul ha señalado que la inseguridad en las carreteras sigue dificultando los esfuerzos de la organización para llevar a cabo las tareas humanitarias.

Por otra parte, un buque de la Marina miliar japonesa ha partido hoy desde Hiroshima rumbo a Afganistán para ofrecer apoyo logístico y médico a EE UU en la campaña antiterrorista. Aunque las tropas japonesas no participarán en acciones de combate, su entrada indirecta en la campaña estadounidense es de suma importancia, ya que el Ejército nipón no se ve comprometido en un conflicto armado desde la Segunda Guerra Mundial.

La Alianza denuncia la ayuda de Pakistán a sus súbditos 'muyahidin'

Mientras, comandantes de la Alianza del Norte han asegurado que aviones del Ejército paquistaní han evacuado a los súbditos que han luchado junto a las fuerzas talibanes en Kunduz, según las informaciones publicadas este sábado por el diario The New York Times y desmentidas por Islamabad.

Según las mismas fuentes, cinco aparatos paquistaníes habrían aterrizado en Afganistán en los últimos días para evacuar a los soldados. Casi 2.000 extranjeros, en su mayoría árabes, chechenos y paquistaníes, han luchado junto a las milicias fundamentalistas del régimen talibán.