LA ZONA DEL CONFLICTO

Los talibanes aumentan la confusión sobre el paradero de Bin Laden

El embajador integrista en Pakistán ha declarado a Al Yazira que Bin Laden ya no está en Afganistán pero lo ha desmentido poco después

El paradero del terrorista saudí Osama Bin Laden sigue siendo un misterio. Y las palabras de los dirigentes talibanes no contribuyen sino a elevar la confusión sobre la localización del millonario saudí. A pesar de que algunas informaciones le situaban ayer en Pakistán o en la ciudad sitiada de Kunduz, hoy, el embajador talibán en Pakistán, Abdul Salam Zaif, ha declarado a la cadena de televisión qatarí Al Yazira que el hombre más buscado por occidente se encuentra fuera de Afganistán. Sin embargo, poco después lo ha desmentido.

Más información

Citando al embajador talibán en Islamabad, el corresponsal de Al Yazira ha declarado que Bin Laden "ha abandonado Afganistán con sus mujeres y sus hijos hacia un destino desconocido".

No obstante, apenas una hora después, desde la ciudad de Quetta, el mismo portavoz ha declarado que el millonario saudí sigue en el país. Otras informaciones le citan diciendo que no sabe el paradero de Bin Laden.

Unas declaraciones y otras no cuentan de todos modos con el crédito de EE UU. El Pentágono ha asegurado que no dispone de ninguna información sobre la salida de Afganistán del terrorista. "No tenemos ninguna información en uno u otro sentido. Si lo supiésemos, iríamos en su busca".

Las noticias y especulaciones sobre la situación del millonario saudí protegido por los talibanes y al que EE UU considera máximo responsable de los atentados del 11 de septiembre han ido en aumento en los últimos días, al tiempo que el régimen rigorista se tambaleaba ante el avance incontenible de la Alianza del Norte.

Ayer, una emisora de radio de Irán aseguraba que Bin Laden había salido de Afganistán hacia el vecino Pakistán a través de una ruta dominada por tribus afectas al régimen. La noticia no pudo confirmarse. Por otro lado, los portavoces de la Alianza del Norte le situaban en la ciudad de Kunduz, uno de los últimos reductos de los talibanes, ciudad que está siendo sometida al asedio de la oposición antitalibán. Al parecer, los coches que utilizaba el jefe de Al Qaeda para desplazarse con sus seguidores habían sido vistos en la ciudad. Esta información tampoco pudo confirmarse y se especulaba con la posibilidad de que la información hubiese sido filtrada para lograr el apoyo de los bombardeos estadounidenses para ayudar a tomar una ciudad que se resiste.

A la caza del terrorista

Una vez que la ofensiva contra los talibanes parece clarificarse, con los integristas perdiendo el control del país a marchas forzadas -la Alianza dice controlar ya dos tercios de Afganistán- la estrategia estadounidense se centra ahora en capturar a los líderes de la red terrorista Al Qaeda (La Base), especialmente a Osama Bin Laden.

Por ello, la operación Libertad Duradera se ha dividido en dos frentes, como ayer reconoció el secretario de Defensa de EE UU, Donald Rumsfeld. Por un lado, proseguirán los bombardeos contra las posiciones talibanes en sus cada vez más escasos reductos. Uno de ellos es la ciudad de Kandahar, cuyo destino permanece incierto tras haberse anunciado su caída en manos de la Alianza del Norte en varias ocasiones. Hoy, los talibanes han desmentido una información de ayer, según la cual el mulá Omar habría ordenado a sus fieles retirarse de la ciudad y refugiarse en las montañas, y aseguran que la defenderán hasta la muerte.

Por otro lado, la operación tendría otra variante en las acciones en tierra de comandos de las fuerzas especiales. Su misión fundamental consiste en localizar a los presuntos líderes de la red Al Qaeda y capturarlos, aunque ya se ha informado de que han mantenido combates cuerpo a cuerpo con tropas talibanes.

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50