Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ORIENTE PRÓXIMO

Un muerto y 14 heridos en una incursión israelí a los territorios autónomos palestinos en Gaza

Este ataque tiene lugar horas antes de que Simon Peres y Colin Powell se entrevisten en Washington para discutir la propuesta de paz árabe

Mahmoud Akel, de 17 años, ha muerto a consecuencia de un disparo en el pecho. Según testigos presenciales del ataque, las escavadoras israelíes han penetrado un centenar de metros en territorio palestino para destruir 13 casas y destrozar varios campos de cultivo.

Por su parte, un portavoz del Ejército israelí ha confirmado hoy la incursión, precisando que ya ha finalizado. Según este portavoz, se ha tratado de una "operación de limpieza" con el objetivo de derribar varias viviendas y allanar el terreno en el campo de refugiados de Rafah, junto a la frontera egipcia. El ataque ha sido explicado porque los objetivos derribados servían de refugio a tiradores palestinos en sus ataques a colonos judíos.

Los palestinos han respondido al ataque con lanzacohetes, granadas y ametralladoras, según testigos presenciales. Además, este enfrentamiento se ha producido después de que fuerzas palestinas dispararan varios obuses de mortero, sin causar víctimas, contra la colonia judía de Neve Dekalim, en el sur de la franja de Gaza.

Estos incidentes tienen lugar horas antes de que Simon Peres, ministro de Asuntos Exteriores israelí, se entreviste con el secretario de Estado de EE UU, Colin Powell, en Washington para discutir un acuerdo de alto el fuego en la zona, castigada por siete meses de enfrentamientos que han acabado con la vida de casi 500 personas hasta el momento.

Peres tiene previsto centrar las conversaciones en la iniciativa de paz egipcia-jordana, respaldada por los palestinos. Basada en medidas de confianza mutua que permitan reabrir el proceso de paz a partir de un alto el fuego general, los israelíes están dispuestos a estudiar la propuesta árabe para el cese de los enfrentamientos, pero no para retomar las conversaciones de paz.

El ministro israelí, arquitecto del acuerdo de paz de Oslo de 1993, ha afirmado que el problema para llegar al acuerdo de alto fuego está en la redacción de sus términos, pero ha añadido que "tarde o temprano quedará claro para todos que la única alternativa posible es sentarse en una mesa a negociar". "Los israelíes comprendemos que hay que lograr un alto el fuego, pero no admitiremos ninguna condición previa".