Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asad busca en Madrid ideas para liberalizar Siria

El presidente sirio, Bachar el Asad, inicia mañana una visita a España con el interés especial, según fuentes gubernamentales españolas, de informarse sobre el modelo de 'transición no traumática' desde la dictadura a la democracia y sobre la experiencia en materia de privatizaciones y desregulación de mercados en España, a fin de buscar ideas susceptibles de facilitar la liberalización de Siria.

Se trata de la primera visita realizada a un país no árabe por este presidente desde que el pasado mes de junio sucediera precipitadamente a su padre, Hafez el Asad, muerto de infarto tras regir su país con mano de hierro durante tres décadas. En medios diplomáticos españoles se valora mucho que el joven Asad haya elegido España como meta de este primer viaje a Occidente, sobre todo teniendo en cuenta que el interlocutor privilegiado de Siria en Europa ha sido siempre Francia, antigua potencia en la región. El presidente francés, Jacques Chirac, fue el único dirigente occidental que asistió a los funerales de Hafez el Asad.

Médico oftalmólogo formado en Damasco y Londres, Bachar el Asad, de 35 años, que accedió a la sucesión dinástica debido a la muerte prematura en accidente de tráfico, en 1994, de su hermano Basel, favoreció tras llegar al poder un clima de apertura política. La proliferación de foros de debate cívico bajo el régimen del partido único Baaz fue interpretada como la premonición sin precedentes de una probable evolución hacia el pluripartidismo. Últimamente la situación parece bloqueada.

Bachar el Asad viene a España para inaugurar el jueves en Córdoba, junto a los Reyes de España, una exposición titulada El esplendor de los Omeyas, pero su agenda incluye también una parte claramente política. El presidente sirio, que llegará compañado de su esposa, Asmae al Akhras, y de cuatro ministros, incluido el de Exteriores, Faruk al Shara, se alojará en el Palacio de El Pardo, como los dirigentes extranjeros que vienen en visita de Estado, y cenará mañana con Don Juan Carlos y Doña Sofía en el Palacio de la Zarzuela.

El jueves, antes de salir para Córdoba, se reunirá en La Moncloa con el presidente del Gobierno, José María Aznar, que tiene interés en reforzar unas relaciones bilaterales muy modestas y, sobre todo, en intercambiar opiniones con Asad sobre el conflicto de Oriente Próximo.

Con sus 35.000 soldados destacados en Líbano, su influencia sobre la milicia Hezbollah y su conflicto bilateral sobre los altos del Golán, ocupados por Israel en la guerra de 1967, Siria es un país decisivo para la paz en la zona.

El pasado jueves, tras entrevistarse en Damasco con el presidente sirio y comprobar que apenas ve margen de negociación con el Gobierno israelí de Ariel Sharon, el ministro español de Exteriores, Josep Piqué, se declaró 'muy impresionado por la claridad de conceptos de Bachar el Asad'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de mayo de 2001