_
_
_
_
La casa de enfrente
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

‘Girl Maths’: lo que TikTok nos enseña del malestar de las niñas con las mates

Frente a la ironía de millones de visualizaciones en esa plataforma, el problema no es la falta de capacidad, sino la autopercepción, según un estudio de ESADE

Girl Maths TikTok
Una chica haciendo una operación matemática en una pizarra en un colegio en A Coruña.Carol Yepes (Getty Images)
Nuria Labari

“Si pagas en efectivo es gratis porque el dinero de la cuenta bancaria no desciende”. Eso es Girl Maths. “Si te compras algo y luego lo devuelves, lo que te compres con el dinero que te han dado al devolverlo, es gratis”. Otra vez, Girl Maths. La tendencia satírica de “matemáticas de chicas” lleva meses triunfando en TikTok y sus vídeos acumulan ya 46 millones de reproducciones. Por lo visto, a las chicas zetas les hace gracia reírse de lo mal que se les dan los números y aprovechan el estereotipo de que las mujeres somos torpes con las matemáticas para gastar sin culpa.

Las Girl Maths se etiquetan siempre en inglés, pero su filosofía es multilingüe y se desarrolla en miles de vídeos en castellano. Los comentarios de las usuarias son tan hilarantes como la ironía de cada vídeo y sus razonamientos pueden llegar a ser tan complejos como la ocasión lo requiera. Por ejemplo: “Si has comprado un vestido que te ha costado 330 euros y vas a usarlo en tres fiestas, eso supone un precio de 110 euros por celebración, que sería el precio aproximado de alquilar un vestido similar. Si después de las tres fiestas revendes el vestido por 100 euros en Vinted, entonces una te ha salido gratis”. ¿Lo tienes? Son Girl Maths.

Las jóvenes que se ríen de estos vídeos están haciendo humor a partir de un trauma compartido: sus sentimientos ansiosos con las matemáticas. Es muy probable que sus protagonistas sientan que se les dan mal los números, que les cause miedo enfrentarse a los exámenes y que se hayan sentido “tontas” en clase de mates. Muchas aprobarán o sacarán buenas notas en la asignatura, pero muy pocas se creerán “brillantes”. Eso las convierte en “chicas normales”, estadísticamente hablando. En España, la brecha de género en matemáticas comienza en cuarto de primaria y, desde pequeñas, las niñas tienen mayor ansiedad y niveles de disfrute más bajos con esta materia. Después, el malestar solo crece, hasta el punto de que las alumnas de 15 a 16 años tienen rendimientos 10 puntos por debajo de sus compañeros. La causa, según desvela el estudio Mujeres en STEM —ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas— 2024, realizado por ­ESADE, no es la falta de destreza, sino la autopercepción.

Si quieres apoyar la elaboración de periodismo de calidad, suscríbete.
Suscríbete

En este sentido, las Girl Maths son una red flag gigante, como estas mismas zetas dirían, para el profesorado, madres y padres e instituciones. ¿Es que nadie va a ayudarlas? Y llegado el caso, ¿sabríamos cómo hacerlo? Desde luego no con las fórmulas tradicionales que tan malos resultados están dando, sino, tal vez, conectando las mates con la vida. Una intuición que palpita en los vídeos de las tiktokers y que la ingeniera Paula Nieto Montero ha desarrollado en InGenias, la primera escuela de matemáticas con perspectiva de género. Trabajan las fórmulas de siempre, pero el temario incluye también asuntos tan relevantes como las expectativas, el miedo o la importancia de la imperfección para explorar. Por ahora su método no ha llegado a la educación pública, mientras las risas de las Girl Maths viajan en todos los móviles de sus alumnas. El humor, ya se sabe, a veces es solo una máscara que oculta al personaje, pero otras es una petición de socorro.

Apúntate aquí a la newsletter semanal de Ideas.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Nuria Labari
Es periodista y escritora. Ha trabajado en 'El Mundo', 'Marie Clarie' y el grupo Mediaset. Ha publicado 'Cosas que brillan cuando están rotas' (Círculo de Tiza), 'La mejor madre del mundo' y 'El último hombre blanco' (Literatura Random House). Con 'Los borrachos de mi vida' ganó el Premio de Narrativa de Caja Madrid en 2007.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_