Epicentro subterráneo

Desde las noticias sobre terremotos, la palabra pasó a las informaciones sobre la epidemia, y de ahí al abuso

Unos trabajadores caminan frente a una construcción el 16 de septiembre de 2020 en Wuhan (Hubei).
Unos trabajadores caminan frente a una construcción el 16 de septiembre de 2020 en Wuhan (Hubei).Getty Images / Getty Images

Algunas palabras saltan como pulgas de periódico en periódico, de micrófono en micrófono. Hace años, los verbos “tumbar” o “apostar” aparecían cada dos por tres. Ahora los ha sustituido a la cabeza de lugares comunes su compañero “arrancar”, y ya todo arranca (menos los coches, que se ponen en marcha). Se puede reseñar asimismo el inconmensurable éxito de la locución “a día de hoy”, muletilla y aparente galicismo (aujourd’hui: “hoy” en francés) que quizás se exige como requisito en los exámenes de ingreso para diputado. No diga “hoy”, o “hasta ahora”, diga “a día de hoy”....

Más información