Madrid, velas y estrellas

Loewe Perfumes reúne a un grupo de talentos amigos de la casa para celebrar la libertad combinatoria de su colección de velas

Najwa Nimri en la cena organizada por Loewe Perfumes.
Najwa Nimri en la cena organizada por Loewe Perfumes.Pablo Zamora

Cuando Jonathan Anderson presentó en 2020 la primera colección de Loewe Home Scents, la línea de perfumes para el hogar de la firma española de lujo, el diseñador contó que el proyecto remitía a la línea de flotación de las paradojas urbanitas: el amor por la naturaleza. “He querido hacer algo que me devolviese a mi infancia, al invernadero de mis abuelos, para redescubrir la naturaleza y sus esencias más puras”, contaba en una entrevista concedida con motivo del lanzamiento.

De aquella arcadia campestre procedían, explicó, el olor de la planta de tomate, remolacha, marihuana, orégano o madreselva que trasladó a una colección de velas entre lo conceptual y lo literal. Y el pasado 29 de septiembre este ejercicio de ilusionismo olfativo midió sus fuerzas en el ático madrileño del chef Diego Guerrero, demostrando que, para evocar un huerto rural en medio de la Gran Vía, hay opciones más efectivas y poéticas que un jardín urbano en miniatura.

Anna Castillo, Diego Guerrero y Ara Malikian.
Anna Castillo, Diego Guerrero y Ara Malikian.Pablo Zamora

Entre los invitados había talentos vinculados al cine –Anna Castillo, Najwa Nimri, Belén Cuesta, Leticia Dolera–, el arte –Sergio Sancho, fundador de la feria Urvanity–, la música –Ara Malikian y Natalia Moreno–, la gastronomía –Gabriela Palatchi–, la moda –Laura Ponte– y el diseño floral –Carlos de Troya. En las imágenes, ellos comparten protagonismo con el menú diseñado por Diego Guerrero y Marina Salas, y con las velas de Perfumes Loewe, concebidas por Jonathan Anderson como objetos de deseo artesanales además de cómo soportes olfativos. Uno de los formatos es un recipiente de cerámica inspirado en un vaso griego. El otro, un candelabro en trampantojo hecho íntegramente de cera.

La norma es la combinatoria: no solo los colores de las velas son compatibles entre sí; también los aromas se mezclan con la misma naturalidad que una tomatera y una mata de orégano en un invernadero. De ahí que el proyecto incida precisamente en esa espontaneidad de uso: como objetos decorativos, pero también como capricho o encapsulación de una experiencia multisensorial, que se amplía este otoño a una nueva línea de jabones de baño primorosamente artesanos.

Laura Ponte, Carlos de Troya y Belén Cuesta.
Laura Ponte, Carlos de Troya y Belén Cuesta.Pablo Zamora

“Perseguía esa sencillez, algo capaz de borrar tanto ruido”, contaba Anderson en su entrevista de 2020 a propósito del lanzamiento. “Estamos en un momento en el que los aromas necesitan ser singulares, ser capaces de evocar algo directamente”. La singularidad, en todo caso, es un hilo conductor adecuado para una colección –y una velada– que recuerda que el diseño, la moda y la perfumería se disfrutan con especial intensidad cuando prescinden de coartadas. Ya lo decían los teóricos del Arts & Crafts, uno de los movimientos neoartesanales que más han influido en Anderson: un objeto bello se basta a sí mismo.

Las velas de Loewe Home Scents decoraron la vivienda madrileña del chef Diego Guerrero.
Las velas de Loewe Home Scents decoraron la vivienda madrileña del chef Diego Guerrero.Pablo Zamora

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción