Una mujer perpetra un ataque suicida con bomba contra una comisaría turca

Una mujer perpetra un ataque suicida con bomba contra una comisaría turca. Al menos cinco personas murieron y otras doce resultaron heridas ayer en el ataque suicida con bomba perpetrado por una mujer contra la sede de la Policía de Intervención Rápida (antidisturbios) en Adana, en el sur de Turquía. Tres agentes, un hombre que se hallaba en una parada de autobús y la joven que cometió el ataque terrorista, que quedó totalmente despedazada, perdieron la vida, según informó el gobernador de Adana, Oguz Kaan Koksal. Entre los heridos figuran ocho policías y cuatro civiles que se encontraban en el interior de la comisaría cuando se produjo la explosión. El ministro del Interior turco, Mehmet Agar, atribuyó el atentado al independentista Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).La terrorista suicida fue identificada como Leyla Kaplan, de 17 años y originaria de Mardin (sureste de Anatolia), una región de mayoría kurda. Fuentes policiales informaron que la mujer simuló estar embarazada para ocultar entre sus ropas el artefacto explosivo. La deflagración fue de tal magnitud que la cabeza de la terrorista fue encontrada en el tejado de la comisaría.