LA SUCESIÓN DE MITTERRANDEl socialista Lionel Jospin, de 57 años, y el conservador y todavía primer ministro Édouard Balladur, de 65, se lo juegan todo mañana. Se disputan a cara de perro el segundo puesto que da derecho a soñar durante dos semanas con el Elíseo, porque el primer puesto en la línea de salida para esa carrera definitiva lo tiene garantizado, según todos los sondeos, el gaullista Jacques Chirac. Ambos coinciden en una cola, en su incapacidad para hacer demagogia, el uno por un compromiso ético de no engañar al electorado y el otro porque la vulgaridad de la mentira no va con su espíritu exquisito. Los votantes aún no saben con quién quedarse. La incógnita quedará despejada mañana.

"Un pésimo candidato que suría un estupendo presidente"

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada