_
_
_
_
_

La policía acude a casa de Britney Spears tras preocupar a sus seguidores por bailar con cuchillos

Los agentes se personaron en la mansión de la cantante en California tras recibir varias llamadas que alertaban de su estado de salud, pero tanto su jefe de seguridad como su abogado aseguraron que no había ningún peligro

La cantante Britney Spears, el 18 de octubre de 2018, en Las Vegas (Nevada).
La cantante Britney Spears, el 18 de octubre de 2018, en Las Vegas (Nevada).Gabe Ginsberg (FilmMagic)

“¡¡¡Empecé a jugar en la cocina con cuchillos hoy!!!”, escribía Britney Spears (Misisipi, Estados Unidos, 41 años) este martes 26 de septiembre en una publicación de Instagram. Junto al texto, se veía un vídeo de la cantante bailando enérgicamente en biquini con dos enormes cuchillos en sendas manos, con pasos tan espasmódicos que asustan de vez en cuando a los tres pequeños perritos que aparecen detrás de ella. Sus mascotas no fueron las únicas en alarmarse. Muchos seguidores ―en esta red social tiene 42,1 millones― mostraron su preocupación por la peligrosa actitud de Spears, por lo que se vio obligada a editar el mensaje de su post para aclarar que no eran cuchillos de verdad: “¡¡¡Halloween es pronto!!!”. Aun así, los fans no se quedaron tranquilos y al final la cantante tuvo que desactivar los comentarios de la publicación. Pero no fue suficiente. Este miércoles, al día siguiente de compartir el vídeo, la policía del condado de Ventura, en California, se presentó en su casa después de recibir varias llamadas telefónicas en las que denunciaban que la artista tenía cuchillos en su casa con los que podía lastimarse.

Se lo tomaron en serio cuando una persona cercana a Spears, que estaba “realmente preocupada por su bienestar”, llamó a las autoridades, según ha explicado a CNN Dean Worthy, capitán de la Oficina del Sheriff del Condado de Ventura. “Algunos podrían decir que simplemente ella está expresando su libertad creativa, y otros podrían argumentar que esto es peligroso y que hay un problema de seguridad o de salud mental”, indicó Worthy. Por si acaso, los agentes decidieron verificar el bienestar de la cantante y acudieron a la mansión de 7,4 millones de dólares que antes compartía con su exmarido, Sam Asghari, de quien se separó este verano después de seis años de relación. Finalmente, determinaron que “no había razón para creer que estaba en peligro”.

La madrugada de este mismo viernes, la intérprete de Toxic o Baby One More Time ha vuelto a publicar en sus redes otro vídeo bailando, con otro biquini y los mismos cuchillos. “Sé que asusté a todos con la última publicación, pero estos son cuchillos falsos que mi equipo alquiló en la tienda Hand Prop en LA”, ha explicado en el texto que acompaña a las imágenes. En este caso, no parecía tener un corte en la pierna ni un vendaje en el brazo, como se vio en otro vídeo que siguió al primero y que más tarde eliminó. “Estos no son cuchillos de verdad. Nadie tiene que preocuparse o llamar a la policía. Estoy tratando de imitar a una de mis artistas favoritas, Shakira... ¡Una actuación en la que me inspiré! ¡Brindemos por nosotras, las chicas malas que no tienen miedo de superar los límites y asumir riesgos!”, continúa. El pasado 12 de septiembre, Shakira deslumbró con su actuación en la gala de los premios musicales de la MTV, donde incluyó una coreografía con cuchillos durante la introducción del tema Whenever, Wherever.

La primera llamada de la persona cercana de Spears, a quien las autoridades no han identificado, fue para el equipo de evaluación de salud mental del Departamento de Policía de Los Ángeles, que luego remitió la llamada a la Oficina del Sheriff, según detalló Worthy. El jefe de seguridad de la cantante le dijo al sargento que acudió a la mansión que él se encontraba con Spears, que no había ninguna amenaza para su seguridad y que la artista no quería que los agentes entraran en la propiedad, según explicó. Además, Worthy añadió que el abogado de la artista también llamó al sargento, “le explicó que acababa de hablar con la cantante” y le aseguró “que no había problemas con la señora Spears de tipo mental, físico o de otra clase”. Después de recibir garantías de dos partes distintas de que no estaba en peligro, Worthy dijo que el sargento abandonó la residencia, sin llegar a ver a la cantante.

No es la primera vez que la policía se presenta en la casa de Britney Spears por su actitud en sus redes sociales. En enero de este año, los agentes también acudieron a su domicilio alertados por los fans después de que la cantante eliminara su cuenta de Instagram. Ya entonces, ella recurrió a su cuenta de Twitter para aclarar lo que había pasado y pedir que, por favor, respetasen su vida privada. “Como todo el mundo sabe, llamaron a la policía para ir a mi casa debido a unas llamadas de broma. Amo y adoro a mis fans, pero esta vez las cosas fueron un poco demasiado lejos y mi privacidad fue invadida. La policía nunca entró en mi casa y cuando llegaron a mi puerta se dieron cuenta rápidamente de que no había ningún problema y se fueron de inmediato”, escribió.

Para conocer las intimidades de la vida de Spears habrá que esperar al próximo 24 de octubre, cuando está previsto que lance su libro de memorias The Woman In Me. Tras un acuerdo valorado en 15 millones de dólares, la cantante contará su infancia, su caída a los infiernos y su liberación de la tutela paterna a la que estuvo sometida desde 2009 hasta 2021 en un volumen de 288 páginas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_