_
_
_
_

El pasado colonial marca la presentación de la princesa Amalia de Países Bajos en su visita oficial al Caribe

La primogénita de los reyes Guillermo y Máxima acompaña por primera vez a sus padres en un viaje oficial. El monarca ya ha hecho alguna concesión sobre la historia esclavista del país

Amalia de Orange
La princesa Amalia de los Países Bajos posa a su llegada a la universidad de Ámsterdam, donde inició sus estudios el 5 de septiembre de 2022.KOEN VAN WEEL (AFP)
Isabel Ferrer

El Reino de Países Bajos comprende varias islas en las antiguas colonias del Caribe. Se trata de tres países autónomos (Aruba, San Martín y Curaçao) y tres municipios especiales (Bonaire, San Eustaquio y Saba), y hasta allí se desplazan este viernes 27 de enero en visita oficial los reyes holandeses, Guillermo y Máxima, junto con su primogénita, la princesa Amalia, de 19 años. La heredera al trono de la dinastía Orange acompaña por primera vez a sus padres en un periplo de esta clase, pensado para presentarla ante sus habitantes. El viaje está marcado por la memoria del pasado colonial y su legado esclavista, y coincide con dos aniversarios: los 21 años de matrimonio de los soberanos, celebrado en Ámsterdam el 2 de febrero de 2002, y la década transcurrida desde la abdicación de la reina Beatriz, madre del actual monarca, y, por tanto, los 10 años desde la llegada al trono de Guillermo.

A principios de enero, el Gobierno holandés pidió disculpas “por el papel jugado en su día por el Estado en el comercio y la explotación de seres humanos durante los 250 años de la época colonial”. Según el servicio de información de la casa real, la agenda de los reyes y la princesa incluye ese pasado “como uno de los temas centrales”. De hecho, una de sus primeras paradas será para ver las cabañas de esclavos en Witte Pan, las salinas naturales de la isla de Bonaire donde eran obligados a trabajar. Son un monumento histórico y recuerdan que allí extraían la sal en condiciones extremas de calor y sin protección. Una vez abolida la esclavitud en 1863, cerca de un millar de personas fueron liberadas. Construidas en 1850, es uno de los pocos recuerdos físicos de la esclavitud en el mundo, porque eran considerados una mercancía sin derechos ni objetos personales.

En Curaçao, la comitiva regia visitará la antigua casa colonial Knip, situada en lo que fue una plantación del siglo XVII, en la costa oeste del país. Allí estalló en 1795 una revuelta liderada por un esclavo llamado Tula, que fue luego ejecutado. El levantamiento fue el mayor acto de resistencia organizada de las antiguas Antillas Neerlandesas, y la familia real hablará con descendientes de aquellos esclavos. El soberano holandés no ha pedido disculpas como jefe del Estado, pero se espera un gesto una vez hayan concluido dos investigaciones. La primera busca obras coloniales en la colección privada de arte de la Corona; la realiza una comisión independiente de expertos y se prolongará, por lo menos, un año y medio. La segunda trata sobre los lazos de la Casa de Orange con la esclavitud y tendrá una duración de tres años. Esta ha sido encargada a la universidad holandesa de Leiden.

Princesa Amalia Holanda
Los reyes de Holanda, Guillermo y Máxima, con su hija Amalia durante el primer discurso de la joven ante el Consejo de Estado de los Países Bajos, en La Haya, el 8 de diciembre de 2021.GTRES

Los reyes y la princesa Amalia tienen previsto permanecer en el Caribe hasta el próximo 9 de febrero. Es una estancia larga que incluye a su vez contactos con la población, recorridos por parques naturales para resaltar el efecto del cambio de clima y el contacto con los ciudadanos más jóvenes. A pesar del protocolo, la salida permitirá a la princesa evadirse durante unos días de su realidad cotidiana. Desde que se supo que la futura reina holandesa está supuestamente en la diana del crimen organizado, cuenta con una vigilancia especial que le impide llevar una vida normal. El Gobierno ha reducido sus movimientos, y prácticamente acude a la universidad de Ámsterdam para regresar después al palacio Huis ten Bosch, en La Haya. Es la residencia oficial que comparte con sus padres y sus dos hermanas, Alexia y Ariana, pero ella quería disfrutar de un piso con otros estudiantes. Era uno de sus deseos, mientras sigue un grado de Políticas, Psicología, Derecho y Economía que arrancó a principios de septiembre en Ámsterdam.

En el viaje habrá tiempo, además, para visitas guiadas, exposiciones, educación, y senderismo en el parque nacional AriKok, que cubre el 20% de la superficie de Aruba. En San Martín —según la nota publicada por la casa real— serán partícipes del esfuerzo de reconstrucción de la isla, azotada por el huracán Irma en 2017. A su regreso a los Países Bajos, la televisión pública holandesa (NOS) emitirá un programa especial sobre la gira caribeña. Previsto para el 10 de febrero, se titula Amalia y el Caribe holandés, y centra el relato de la gira de los Orange en la experiencia ganada por la heredera al presentarse oficialmente en los territorios del Atlántico.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_