Matrimonio Kardashian a la italiana: la lujosa boda de Kourtney con Travis Barker en Portofino reúne a todo el ‘klan’

La hermana mayor de la televisiva familia se ha casado con el batería de la banda blink-182 en un evento que ha durado tres días y en el que ha actuado Andrea Bocelli

Kourtney Kardashian y Travis Barker, en una imagen en la gala de los Premios Grammy, en abril.
Kourtney Kardashian y Travis Barker, en una imagen en la gala de los Premios Grammy, en abril.Jordan Strauss (AP)

Todo se queda pequeño para las Kardashian, incluso una boda. Por eso la familia, cuando hace algo, lo hace a lo grande. Y por eso Kourtney Kardashian, de 43 años, ha decidido casarse con Travis Barker, también de 43 y batería de la banda blink-182, en tres bodas distintas, siendo la última la más espectacular: un despliegue de tres días con decenas de invitados y múltiples cambios de ropa que ha tenido lugar en la exclusiva Portofino, una localidad al norte de Italia, y que ha acabado con una celebración en la que ha actuado Andrea Bocelli.

La mayor de las Kardashian y Barker empezaron a salir a finales de 2020 e hicieron pública su relación un par de meses después, en febrero de 2021. La pareja decidió unirse en una boda en abril en Las Vegas, tras los Premios Grammy, aunque según contaron después no tuvo valor legal. Hace unos días, a mediados de mayo, se casaron de forma legal en Santa Bárbara, California, acompañados de Mary Jo, la abuela materna de Kardashian, y de Randy Barker, padre del batería. Ahora han llegado las celebraciones en Italia.

Los festejos comenzaron el viernes, cuando Kourtney y Travis dieron para sus invitados una cena previa al enlace. A ella acudió toda la familia: su madre, Kris, y sus hermanas, Kim (con sus hijos), Khloé (que dejó a su hija, True, con su padre, Tristan Thompson, en Estados Unidos), la supermodelo Kendall y la empresaria Kylie (a la que también se vio con su hija). Todas ellas acudieron a esa cena con modelos de la firma italiana Dolce&Gabbana, cuyos diseños han estado presentes a lo largo del enlace: las Kardashian vistieron de la marca en la cena preboda del viernes, en el almuerzo del sábado (donde Kourtney llevaba un minivestido negro con una imagen de la virgen María sobre el pecho y un velo del mismo color) y en el enlace el domingo.

Kourtney Kardashian el sábado en Portofino.
Kourtney Kardashian el sábado en Portofino.Getty

En el enlace celebrado en Castello Brown, los novios también llevaron prendas de la misma firma. Barker vistió un clásico traje negro, mientras que Kourtney Kardashian —que llegó al altar de la mano de su madre— llevó un vestido de tirantes muy corto con forma de corsé acompañado de un inmenso velo, también con la imagen de la virgen María bordada junto a las palabras “familia”, “lealtad” y “respeto”. La misma imagen y las mismas palabras que Barker tiene tatuadas en la cabeza.

Ese intercambio ha dado una enorme visibilidad a la marca, ya que participar en la celebración de un modo tan explícito le ha supuesto una gran presencia en medios y redes sociales, puesto que las Kardashian tienen millones de seguidores en Twitter e Instagram. Todo un cambio de pensamiento, teniendo en cuenta que hace apenas cuatro años, Stefano Gabbana, uno de sus dos diseñadores, comentó una foto en la que aparecían Kris Jenner con Kim Kardashian y Kendall y Kylie Jenner, en la que escribió: “La gente más ordinaria del planeta”.

Dolce&Gabbana ha vestido a toda la familia para todos los actos, y además, según el medio especializado en moda Business of Fashion, ha alojado a la pareja en un megayate y ha creado una tienda efímera en Portofino durante el fin de semana para los invitados y los visitantes de la villa. En declaraciones al diario británico The Daily Mail, la firma ha negado que se trate de un acuerdo publicitario, y ha comentado que simplemente era “la anfitriona del feliz evento”.

Entre los invitados a la boda estuvieron miembros de la banda blink-182, así como la pareja formada por el músico Machine Gun Kelly y la actriz Megan Fox. Tampoco faltaron los hijos que Kourtney tuvo con Scott Disick, Mason, de 12 años; Penelope, de nueve, y Reign, de siete; ni tampoco los de Travis, Landon, de 18; Alabama, de 16; y su hijastra Atiana de la Hoya, de 23.

Por el momento, las imágenes que se han hecho públicas han sido las de las decenas de paparazis apostados en todos los rincones de Portofino y las de los perfiles de Instagram de las empresarias. Muchas de las imágenes de esta red social tienen calidad profesional y han sido tomadas por la fotógrafa de moda alemana Ellen Von Unwerth. Para poder ver los festejos al completo habrá que esperar, como siempre, a que se emita en su reality, que después de 14 años y 20 temporadas acabó hace unos meses... para dar el salto a Disney, desde donde se emite ahora. Y desde donde, probablemente, se verá el enlace en todo su esplendor.

Sobre la firma

María Porcel

Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, es Máster de la Escuela de Periodismo UAM-El País, lleva más de una década vinculada a EL PAÍS. Ha pasado por Cadena Ser, SModa y El HuffPost, donde implementó la estrategia de Redes Sociales y trabajó en la sección de Tendencias. También ha escrito para Vanidad, Business Insider o Marie Claire.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS