Enrique de Inglaterra, invitado de honor en la Super Bowl sin Meghan Markle pero con su prima Eugenia

El duque de Sussex se dejó ver de forma discreta en un palco del estadio californiano donde tuvo lugar la final del campeonato de la Liga de Fútbol de EE UU

El príncipe Enrique y la princesa Eugenia juntos en la Super Bowl.
El príncipe Enrique y la princesa Eugenia juntos en la Super Bowl.nfl uk

La noche del domingo 13 de febrero, los Rams de Los Ángeles se alzaron, no sin esfuerzo, con el cetro de la LVI Super Bowl. El equipo californiano se proclamó campeón del partido más icónico de la NFL estadounidense venciendo a los Bengals de Cincinatti por 23-20. Un espectáculo deportivo, pero también social y cultural, que, aunque en Europa pasa bastante desapercibido, en EE UU y en toda América es todo un acontecimiento y congrega a alrededor de 100 millones de personas ante sus televisores.

Además de por la tele, fueron miles quienes tuvieron la suerte de disfrutar del partido en el estadio de Inglewood, en California. También muchos rostros conocidos, como el matrimonio formado por el cantante Justin Bieber y la modelo Hailey Baldwin, que estuvieron presentes con la modelo Kendall Jenner; la presentadora Ellen DeGeneres y su esposa, la actriz Portia DeRossi; deportistas como el baloncestista LeBron James o la extenista Billie Jean King; o actores como Ryan Reynolds, Charlize Theron, Sean Penn, Mark Wahlberg, Rebel Wilson o Will Ferrell.

Pero si alguien llamó la atención por su presencia —pese a sus intentos de discreción— fue el príncipe Enrique de Inglaterra. El hijo menor de Carlos de Inglaterra y nieto de Isabel II ocupó un palco del estadio californiano en la que es su primera aparición pública desde noviembre, cuando acudió a una gala en Nueva York y tras la retirada de sus últimos cargos: sus patronatos. Ataviado con chaqueta y pantalón oscuros y una camiseta blanca, en las imágenes en las que fue captado por las cámaras de televisión aparece con mascarilla, sin quitársela, pese a que la mayoría de los asistentes no la llevaban.

Enrique acudió al estadio acompañado de un miembro de su familia, pero en este caso no se trataba de su esposa, Meghan Markle. Quien estuvo sentada junto a él durante todo el partido fue su prima y muy buena amiga Eugenia de York, la hija menor del príncipe Andrés, tercer hijo de Isabel II y duque de York; y de su exesposa, Sarah Ferguson. Enrique vive en EE UU, en concreto en California, desde hace dos, y es un gran aficionado al deporte, pero esta es la primera vez que acude a una Super Bowl.

Eugenia y Enrique tienen una estrecha relación. Él es cinco años y medio mayor que ella, pero sus madres fueron muy amigas y pasaron mucho tiempo juntos cuando eran pequeños, lo que ha hecho que durante sus vidas mantengan estrechos lazos. De hecho, curiosamente, la propia Meghan Markle ya tenía relación con la princesa antes de conocer a Enrique, como contó hace unos meses, cuando explicó que estar con ella era “muy cómodo” y que mantenían una estrecha relación con Eugenia y su esposo, Jack Brooksbank. Cuando Meghan y Enrique estaban empezando su relación, Eugenia y Jack acudieron a Toronto —donde ella rodaba los últimos capítulos de Suits— junto a Enrique. Como gesto de cortesía, cuando Eugenia se casó, en octubre de 2019, Markle ya estaba embarazada, algo que resultaba evidente, pero la pareja prefirió esperar tres días a que pasara la boda para anunciar su estado. Además, tras su partida a EE UU la princesa y Jack Brooksbank se fueron a vivir a Frogmore Cottage, la casa que habían restaurado Enrique y Meghan y en la que apenas llegaron a vivir.

Eugenia se ha convertido en el primer miembro de la familia real británica —al menos que se sepa— que ha volado hasta EE UU para visitar a los duques de Sussex y conocer a su segunda hija, Lilibet, nacida el pasado mes de junio. Cuando nació la pequeña, Eugenia escribió un cariñoso mensaje a los flamantes padres, a los que llamó “queridos primos”, en su perfil de Instagram.

Aunque era la primera vez que Enrique asistía a una Super Bowl, no era la primera que pasaba por ese estadio de Inglewood, sito a apenas hora y media de su casa de Montecito, más al noroeste del estado. Ese fue uno de los primeros lugares en los que Enrique apareció en un acto público cuando volvió a Estados Unidos tras romper definitivamente con su familia, tras el entierro de su abuelo Felipe, duque de Edimburgo. Fue en mayo de 2021 para, en un gran acto con un poderoso discurso en el evento global VAX Live: The concert to reunite the world, grabado precisamente en el SoFi Stadium de Los Ángeles y en el que también participaron el presidente y la primera dama de Estados Unidos, Joe y Jill Biden, la vicepresidenta, Kamala Harris, y famosos como Ben Affleck, Chrissy Teigen, David Letterman, Jennifer López, Jimmy Kimmel, Nomzamo Mbatha, Olivia Munn o Sean Penn.

Sobre la firma

María Porcel

Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, es Máster de la Escuela de Periodismo UAM-El País, lleva más de una década vinculada a EL PAÍS. Ha pasado por Cadena Ser, SModa y El HuffPost, donde implementó la estrategia de Redes Sociales y trabajó en la sección de Tendencias. También ha escrito para Vanidad, Business Insider o Marie Claire.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS