La hija de Reese Whiterspoon se enfrenta a comentarios de odio tras asegurar que “el género no importa” a la hora de enamorarse

La última pareja conocida de Ava Phillippe es Owen Mahoney, un estudiante de su misma universidad con quien mantiene una relación desde 2019

La actriz Reese Witherspoon y su hija Ava Phillippe, en un evento en Nueva York en noviembre de 2019.
La actriz Reese Witherspoon y su hija Ava Phillippe, en un evento en Nueva York en noviembre de 2019.cordon press

Ava Phillippe nació y se crio bajo la sombra de dos padres famosos que encontraron el amor entre rodajes. La hija de la actriz Reese Whiterspoon, fruto de su relación con Ryan Phillippe, conoce bien los riesgos de estar expuesta al ojo mediático y la opinión pública, razón por la que se ha asegurado siempre de mantener la máxima privacidad posible. Por ello, la joven de 22 años sorprendió a sus admiradores hace unos días cuando decidió abrirse en canal sobre su sexualidad durante una sesión de preguntas en Instagram, donde respondió a la duda de uno de sus fans: “¿Te gustan los chicos o las chicas?”. Ella fue clara al respecto. “Me atraen… ¡las personas! El género no importa”, afirmó entonces. A pesar de que no es la primera ni la última cara conocida que se sincera sobre ello, muchos han contestado a la noticia con duras críticas que no han dejado indiferente a Phillippe.

“Recordatorio rápido: bloquearé a todos los perfiles que comenten mensajes de odio en mis publicaciones”, ha asegurado este fin de semana la influencer en la misma plataforma en la que se sinceró, tras recibir numerosos comentarios intolerantes con su situación. “En mi perfil de Instagram no hay lugar para la crueldad ni el discurso de odio, y voy a hacer todo lo que pueda para que siga siendo así. Paz y amor”, ha añadido, dejando claro su rechazo ante todos aquellos que se han adentrado en su cuenta pública para lanzar mensajes hirientes al colectivo LGTB+.

Aunque no ha descartado su atracción hacia las mujeres, su pareja actual es Owen Mahoney, un estudiante de la prestigiosa universidad de Berkeley (California) a la que ambos asisten y en la que esperan graduarse este año. Desde el primer beso entre ambos, que consiguió capturar un paparazzi, su relación se ha ido afianzando con discreción. La última vez de se dejaron ver juntos fue en verano de 2021, cuando el joven se unió a las vacaciones familiares de Phillippe en el Caribe. Se conoce poco sobre él, aparte de que creció en San Francisco y cuenta con tan solo mil seguidores en Instagram, a diferencia de su pareja, que suma un millón.

Por su parte, Reese Whiterspoon, intérprete de películas como Crueles intenciones o Una rubia muy legal, ya dejó claro en noviembre de 2021 durante una de sus entrevistas para la revista InStyle que ha intentado inculcar los mejores valores tanto a Ava como a sus hermanos Deacon y Tennessee. “Apoyo por completo que mis hijos encuentren su verdad. En concreto, Ava tiene los pies en la tierra. Quiere hacer grandes cosas en el mundo y está estudiando para aprender y tratar de encontrarse a sí misma. Es importante probar cosas diferentes en la vida y descubrir cuál es tu camino”, declaró entonces Whiterspoon. “Es una situación extraña porque yo no crecí en la fama. Así que Ava está viviendo una experiencia que yo no tuve, al igual que todos mis hijos”, concluyó, asegurando que la familia ha aprendido con el tiempo a defenderse de las adversidades que presenta ser un personaje público.

La actriz, de ahora 45 años, tuvo muy joven a sus dos primeros hijos junto a su compañero de profesión y exmarido Ryan Phillippe: Ava nació cuando tenía 24 años y Deacon solo tres años después. “Me casé a los 23 años y a los 27 ya era mamá de dos niños, así que... no sé, también es bueno conocerse a uno mismo primero. No cambiaría nada de lo que pasó, pero ahora que puedo aconsejar a mi hija le he dicho que es a los 25 cuando realmente empiezas a saber quién eres”, explicó, basándose en su propia historia.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS