Premios Goya

Aitana, un cierre de película para un año lleno de éxitos

Asentada como una de las artistas femeninas del momento con solo 21 años, la cantante ultima su actuación en los Goya con nuevos proyectos en el horizonte

La cantante Aitana Ocaña, en una imagen promocional.
La cantante Aitana Ocaña, en una imagen promocional.Universal

En apenas tres años ha pasado del más absoluto anonimato al estrellato y ahora busca poner un broche de oro, o de película, a un año repleto de éxito. Aitana Ocaña (Barcelona, 21 años) ultima los detalles de su actuación este sábado en la gala de los premios Goya que presentan Antonio Banderas y María Casado en el Teatro Soho CaixaBank de Málaga. “Nerviosa pero muy feliz”, asegura en conversación telefónica sobre cómo se encuentra la que quedó segunda finalista en Operación Triunfo 2017, el programa que la catapultó a la fama y que le ha abierto las puertas a una vida profesional con la que siempre soñó. Se muestra cauta con la información que puede dar de la gala. Sin revelar la canción elegida, afirma que a la gente “le va a sorprender mucho”. “Es una actuación en solitario, pero a la vez no, ahí lo dejo. Como vocalista, estoy sola”, es lo único que acepta desvelar confirmando que Vanesa Martín, la otra artista invitada, no la acompañará en el escenario.

Su incursión en la gala de los premios del cine español viene precedida por las alabadas actuaciones de Rosalía en 2019 y otra extriunfita, Amaia Romero, en 2020. El año pasado su amiga, compañera y ganadora de OT 2017 realizó un tributo a Marisol, Goya de Honor, con una actuación que a Aitana le encantó. Cuenta que en este tiempo no ha visto a su amiga y no le ha podido pedir algún consejo para enfrentarse a un momento tan importante. “Hace poco íbamos a quedar pero al final tuvimos que anularlo. Hablaremos después de la actuación y me dirá qué le ha parecido”, asegura con tono alegre confirmando que, pese a que se ven poco, se quieren mucho. Aitana se prepara para coger el testigo y aunque sabe que el nivel está alto espera no defraudar. Será una ceremonia diferente y no solo para los profesionales del cine que presenciarán una gala híbrida con los nominados participando desde sus casas. Ella también se enfrentará al escenario sin público. “La sensación es distinta porque aunque sabes que te están viendo desde la pantalla, no lo sientes igual que si estuvieran junto a ti”, lamenta.

Desde que comenzó la pandemia no ha hecho ningún concierto a excepción del Starlite de Marbella en agosto y el Coca Cola Music Experience en septiembre, donde ya actuó con la gente viéndola desde sus hogares. “Es muy diferente, pero es lo que toca. A ver si poco a poco todo vuelve a la normalidad”, declara. A falta de conciertos, Aitana ha invertido estos meses en trabajar en su segundo álbum, 11 razones, que salió el pasado 11 de diciembre y, solo 11 semanas después, ya ha recibido hasta 11 galardones —incluyendo varios discos de Oro y Platino— de la mano de Universal, su discográfica. La intérprete de éxitos como Teléfono, Vas a quedarte o La foto del DNI asegura entre risas no tener ningún tipo de toc con el número once y admite que ha sido simple casualidad.

La que es considerada en España como una de las artistas femeninas del momento también ve disparada su popularidad en México, América Latina y Estados Unidos gracias, en parte, a sus colaboraciones con otras estrellas como David Bisbal, Morat, Cali y el Dandee, Sebastian Yatra e, incluso Katy Perry. Cantar Resilient junto a la estadounidense ha sido para Aitana un sueño hecho realidad. “Ella fue la que me eligió a mí, quiso que fuera yo quien versionara su tema”, explica aún entusiasmada. “Luego he leído en entrevistas suyas que ha dicho que se veía reflejada en mí cuando empezó en la música, y eso, de alguien a quien admiras desde pequeña, es todo un privilegio”. Cuenta que solo se han visto de forma telemática pero en cuanto las medidas por la pandemia se lo permitan, quiere viajar a Los Ángeles y conocerla en persona.

Igual de reservada que se muestra para no desvelar ninguna sorpresa de los Goya, Aitana también mide sus palabras cuando se le pregunta por su gestión del éxito en estos tres años. En alguna ocasión ha confesado que tras salir de la academia de OT, con solo 18 años, acudió a un psicólogo para que le ayudara a ella y a su familia a racionar la fama que había llegado de golpe a sus vidas. Ahora evita hablar de cualquier tema relacionado con su faceta personal por miedo a ver sus palabras sacadas de contexto en algún titular. Es consciente de que su vida privada suscita gran interés y más desde que hace dos años mantiene una relación con el actor Miguel Bernardeau, hijo de Ana Duato y protagonista de series como Élite o la película Ola de crímenes, entre otras. No lo esconde, pero tampoco habla de él. Sí cuenta que para cumplir el protocolo sanitario ni Bernardeau ni sus padres la acompañaran a su próxima cita en los Goya, pero no duda que seguirán su actuación como sus más fieles admiradores. Ella prefiere no desconcentrarse ni desviar su atención y prepararse para la que es una de las actuaciones más importantes de su trayectoria. Pero como si de una película de una gran producción se tratase, Aitana ya está lista para su secuela y anuncia que pronto llegarán “nuevas cositas y un proyecto de gira a la vista”.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50