Televisión

María Teresa Campos, acorralada por las deudas y las polémicas familiares

Las cargas sobre la casa que tiene en la urbanización Molino de la Hoz ascienden a más de dos millones de euros y la falta de liquidez y de ingresos preocupan a la periodista

María Teresa Campos con sus hijas Terelu y Carmen Borrego y su nieta Alejandra Rubio en su casa con motvivo de su 79º cumpleaños, en junio de 2020.
María Teresa Campos con sus hijas Terelu y Carmen Borrego y su nieta Alejandra Rubio en su casa con motvivo de su 79º cumpleaños, en junio de 2020.GEN / GTRES

El último rifirrafe que María Teresa Campos vivió en el plató de Sábado Deluxe, cuando acudió a una entrevista con Jorge Javier Vázquez, no lo entendió nadie. Si la periodista estaba molesta por el trato que le han dado a ella misma y a sus dos hijas, Terelu Campos y Carmen Borrego, en Sálvame, el programa estrella de las tardes de Telecinco, la pregunta que todo el mundo se ha hecho desde entonces es: ¿por qué presentarse en el lugar del crimen? La entrevista, que ha llenado horas de televisión en la misma cadena, fue tensa porque María Teresa Campos, probablemente confiada en la relación de amistad que le une a Vázquez, esquivó las preguntas, amenazó varias veces con irse del plató, ninguneó al presentador y aquello terminó por convertirse en un duelo de egos dolidos en el que ella ha resultado perdedora. Jorge Javier Vázquez es ahora mismo el rey de la cadena y María Teresa Campos dejó de serlo cuando Telecinco decidió despedir abruptamente el programa de fin de semana que ella presentaba, ¡Qué tiempo tan feliz!, a finales de marzo de 2017.

Después de superar un ictus y ver cómo su relación con el humorista Edmundo Arrocet se convirtió en carnaza para los colaboradores de la cadena; tras asistir dolida a cómo sus hijas han tenido que dejar algunos de los programas donde colaboraban afectadas por las andanadas personales de sus propios compañeros, ¿por qué continúa la matriarca del clan empeñada en seguir frente a las cámaras cuando ha cumplido ya 79 años?

La revista Lecturas publica esta semana un amplio reportaje sobre las causas económicas que podrían estar detrás de esta decisión, que no debe ser del agrado ni de la propia presentadora, que además no entiende cómo tras haber sido una de las reinas de la programación y haber firmado contratos televisivos de hasta tres millones de euros anuales, se encuentra ahora pasando problemas financieros. Según la revista, la comunicadora se enfrenta a una situación límite y sobre la casa que tiene en la urbanización madrileña Molino de la Hoz, que lleva varios años intentado vender sin éxito, existen cargas por valor de más de dos millones de euros.

También, según la misma publicación, la empresa de la periodista, Teteco S.L., se ha visto incluso en dificultades para hacer frente a los impuestos municipales que genera esta propiedad. La deuda con Hacienda preocupa especialmente a Campos no solo por la cantidad —la Agencia Tributaria realizó un embargo preventivo en marzo de 2019 de 633.883,85 euros— sino por la opinión que genere en la sociedad sobre su responsabilidad para hacer frente a sus obligaciones con Hacienda.

Aunque existen bienes que avalan que la deuda se pagará, la dificultad para vender la propiedad está lastrando a María Teresa Campos. De hecho en febrero de este mismo año, el ayuntamiento de Las Rozas también ha realizado un embargo preventivo del chalet por un total de 6.190,44 euros, una cantidad que se eleva a más de 9.500 euros una vez sumados intereses de demora y gastos. Intereses y gastos que no paran de engordar el debe de la periodista.

La pesadilla con Hacienda comenzó en 2015. Ese año Campos tuvo que pedir dos hipotecas que se sumaban a las que ya había contraído con el banco para garantizar dos deudas tributarias, una de más de 1,1 millones de euros y otra superior a 477.000 euros. En 2017 ganó uno de los pleitos contra la Agencia Tributaria pero continúa activo el segundo, y el total de cargas sobre su vivienda asciende a más de 2,1 millones de euros porque la presentadora se vio obligada a acudir a un prestamista y, según los datos que maneja Lecturas, paga alrededor de 10.500 euros mensuales para hacer frente a estas cargas.

A pesar de que Campos confía en vender su vivienda y en que Hacienda tenga que volver a darle la razón, la situación económica actual preocupa y mucho a la periodista, que utiliza una zona mínima de esa inmensa casa que se ha convertido en el gran lastre que ahora la persigue y en el motivo de muchos de sus pasos en falso televisivos a la hora de intentar conseguir liquidez para unos gastos que ya no están en consonancia con sus ganancias profesionales ni volverán a estarlo debido a su edad.

Más información

Lo más visto en...

Top 50