Reino Unido

Boris Johnson ya es un hombre soltero que prepara una nueva boda

El primer ministro británico obtuvo el divorcio tras 27 años de matrimonio horas antes de que naciera su último hijo, fruto de su relación con Carrie Symonds

Boris Johnson y su exmujer, Marina Wheeler.
Boris Johnson y su exmujer, Marina Wheeler.PETER NICHOLLS / REUTERS

Boris Johnson ya es un hombre soltero. Horas antes de que naciera su último hijo, el primer ministro británico obtuvo el divorcio tras casi dos años de proceso legal sobre el que se ha decretado secreto. Johnson finalmente firmó el documento que disolvía su matrimonio con Marina Wheeler, de 55 años, la madre de cuatro de sus hijos mayores. Ahora el político ya es libre para poderse casar con Carrie Symonds, con quien se comprometió a la vez que se instalaba en la residencia oficial destinada al primer ministro. Todo indica que la boda, que será el tercer matrimonio para el político, se celebrara una vez que acabe el confinamiento.

Marina Wheeler, una prestigiosa abogada, comenzó el proceso de divorcio el año pasado, después de que ella y Johnson se separaran en 2018. Según publican varios medios británicos, se estima que Wheeler recibirá alrededor de cuatro millones de euros, aunque los detalles del acuerdo están blindados desde el 18 de febrero cuando el Tribunal Central de Familia de Londres decretó silencio absoluto sobre el caso a petición de la demandante. Su ya exmujer argumentó adulterio. En Reino Unido el divorcio, si los dos cónyuges no están de acuerdo, deber ser causal, lo que convierte cualquier ruptura unilateral en algo mucho más embarazoso. Wheeler, harta de las infidelidades de su marido, decidió ponerle de patitas en la calle.

El diario The Mirror ahora entiende que la documentación se archivó “inmediatamente” y que así se emitió la resolución. Johnson y Wheeler tuvieron cuatro hijos durante sus 27 años de matrimonio: Lara Lettice, de 26 años, Milo Arthur, de 24, Cassia Peaches, de 22 años, y Theodore Apollo, de 20.

El primer ministro también tiene un quinto hijo, una hija de 11 años, Stephanie, con la consultora de arte Helen McIntyre. Anteriormente estuvo casado con la socialité Allegra Mostyn-Owen, de 1987 a 1993.

Carrie Symonds, la prometida del primer ministro, tiene 32 años, 23 menos que el político. A ella se le atribuyen las mejoras en el estilo y el físico de Johnson, y su estrenada templanza a la hora de abrir la boca. “Mi osito borrachín” (Boozie Bear), dicen que llama al político en la intimidad. Con ella se han acabado las noches de vino y ha comenzado un nuevo mundo para Boris: el yoga. A pesar de su voluntad de permanecer en la sombra, el escrutinio de los diarios tabloides la ha convertido en toda una estrella y en una primera dama sin que entre ellos haya todavía un papel que oficialice su relación.

El pasado 29 de abril, un portavoz de Downing Street anunció la llegada del primer hijo de la pareja. En el comunicado se precisó que tanto el bebé como la madre, exasesora de comunicación del Partido Conservador, se encontraban “muy bien”. La pareja agradeció su atención “al equipo de maternidad” del servicio nacional de salud (NHS, por sus siglas en inglés). Johnson y Symonds anunciaron el embarazo el pasado febrero. Aunque nunca hubo una fecha oficial, los cálculos de los medios anticipaban el nacimiento para principios de junio, por lo que todo indica que el parto se ha adelantado. Días después, el político desvelaba que uno de los nombres del niño será Nick, en recuerdo de los dos médicos que le atendieron cuando su vida estuvo en peligro a causa del coronavirus.

Más información

Lo más visto en...

Top 50