_
_
_
_

Lunes frescos: polo de sandía, limón y chile


Otra forma de tomar fruta. / EL COMIDISTA
Otra forma de tomar fruta. / EL COMIDISTA
Mikel López Iturriaga

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Es ley de vida: lo bueno se acaba pronto. No me refiero a julio, ese mes infernal si no estás de vacaciones, sino a los lunes frescos de El Comidista, una serie de entradas que no sé si os habrán gustado, pero que mi partenaire laboral Mònica Escudero y yo hemos disfrutado mucho haciendo. Y más todavía bebiendo y lamiendo sus protagonistas, un agua de piña y menta, otra de melón, mango y lima, y un polo de cerezas, coco y vainilla.

Estos hidratantes y frutívoros lunes se despiden hoy con otro polo, esta vez de sandía, limón y chile. Antes de tiraros de los pelos, rasgaros las vestiduras y quemar vuestros sujetadores / calzoncillos porque hayamos incluido un picante en un helado, escuchad esta pequeña puntualización: primero, sólo es un pequeño toque, y segundo, las frutas combinadas con guindillas diversas se toman en muchos lugares del mundo, y son deliciosas. Jamás olvidaré cuando en Camboya, metido en un autobús a 30º y una humedad del 4.000%, probé por primera vez el pomelo chino con chile y sal: fue una de las experiencias gastronómicas más memorables de mi vida viajera.

A la combinación de sandía, limón y miel, el punto suave de picante le va igual de bien. Y no sé si será sugestión, pero tuve la sensación de que potenciaba aún más el poder refrescante del polo. Eso sí, recomiendo que si los hacéis, los saquéis del congelador unos minutos antes de comerlos. Como la sandía contiene tanta agua, si te los tomas demasiado fríos tendrás la sensación de estar mordiendo un iceberg. ¿Qué no habéis mordido nunca un iceberg? No lo entiendo, con lo baratas que están las expediciones al Ártico...

Dificultad: Tienes que saber jugar a tres en raya.

Ingredientes

Para unos 4-6 polos

  • 300 gramos de sandía aproximadamente
  • 2 cucharadas de miel
  • 2 limones
  • 1 guindilla roja

Instrucciones

1.
Picar la guindilla. Ponerla en un cazo con el zumo de los limones y la miel. Calentar lo justo para que se disuelva la miel. Tapar y dejar enfriar.
2.
Despepitar la sandía. Triturar. Colar el preparado de zumo de limón, miel y guindilla y mezclarlo con la sandía.
3.
Verter sobre los moldes de polos (si no se tienen, se puede hacer con vasitos de plástico, tapándolos con plástico transparente y clavando el palo en este para que se mantenga derecho). Congelar.
4.
Desmoldar, dejar reposar fuera de la nevera 3 o 4 minutos, y servir.

¿Has intentado hacer esta receta u otras de El Comidista, y no te han salido bien? Quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

Sobre la firma

Mikel López Iturriaga
Director de El Comidista, web gastronómica en la que publica artículos, recetas y vídeos desde 2010. Ha trabajado como periodista en EL PAÍS, Ya.com o ADN y colaborado en programas de radio como 'Hoy por hoy' (Cadena Ser), 'Las tardes de RNE' y 'Gente despierta'. En televisión presentó programas como El Comidista TV (laSexta) o Banana split (La 2).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_