_
_
_
_
_

'Batch cooking' de mayo: cocina una tarde y come toda la semana

¿Organizar el menú semanal te quita el sueño y de lunes a viernes no tienes tiempo? Aquí tienes muchas ideas de platos sencillos y sabrosos para cuatro personas que se preparan en una tarde.

Las papas aliñás son vida
Las papas aliñás son vidaMÒNICA ESCUDERO

La primavera ha estallado -lluvia y tiempo loco incluidos- y con ella todo el repertorio de deliciosas frutas y verduras de temporada, a las que daremos todo el uso posible en este menú semanal (mientras también nos despedimos con cariño de algunas protagonistas del invierno, que aún colean). En esta ocasión no usaremos el horno para nuestra cocina en bloque, ya que por un lado con la llegada del calor empezamos a apostar más por ensaladas y comidas frías y por otro la subida del precio de la electricidad lo ha convertido en un electrodoméstico que da miedo encender (aunque no es ni de lejos el que más consume).

Es importante ajustar el punto de cocción del solomillo de cerdo porque si se pasa puede quedar duro y correoso; para eso lo ideal es que todos los trozos tengan un tamaño similar, o que vayamos sacando antes los más pequeños. Para hacer esta receta más económica -y con todo el sentido del mundo, porque igualmente los vamos a trocear- podemos comprar puntas de solomillo. Si prefieres una salsa triturada en lugar de con trozos, saca el cerdo y pásala por la batidora, añadiendo un poco de agua o caldo si queda demasiado espesa.

Para optimizar aún más el tiempo y la energía, puedes añadir más cebolla a tu sofrito base y congelarla para otras recetas o preparar con ella una salsa de tomate multiusos, que te servirá tanto como base para unas lentejas como para acompañar una pasta o improvisar un estofado rápido de pollo, añadiendo contramuslo en trocitos, especias o hierbas al gusto y un chorro de vino o caldo. Como siempre, hay cosas que se pueden congelar y reservar para el final de la semana, mientras priorizamos cosas como la sopa -una receta perfecta para usar esas fresas que hoy están perfectas y mañana estarán medio pochas, pero a ver quién se come una caja entera en un día-, las papas aliñás y el brócoli o las judías verdes. Tanto el pollo como los garbanzos o el arroz son buenos candidatos para la congelación; la merluza y el solomillo también, siempre que se descongelen despacio en la nevera de un día para otro y se calienten con cuidado, para que no queden resecos en el proceso.

Seguimos sin incluir los desayunos, meriendas o picoteos en la organización semanal, ya que estos no necesariamente se cocinan. De nuevo recomendamos dejar algunos de los básicos —en cada casa son diferentes— preparados en una bandeja dentro de la nevera para no tener que pensar demasiado mientras todavía luchas por despertarte. Yogur o kéfir, leche o bebida vegetal con copos de avena para tomar fría o caliente -tal cual o con un poco de chocolate 70%, coco rallado, cacao o pasas, orejones o dátiles picados, frambuesas o arándanos-, queso fresco o quark, pechuga de pavo o de pollo asada y loncheada, hummus o cualquier otro untable de los que hemos preparado por aquí, fruta de temporada o aguacate, huevos duros, queso fresco, pepino o tomates cherry para comer en tostada o bocadillo.

Cenas

Comidas

Preparación

  1. Poner una olla a hervir con agua salada y las patatas enteras, y otra más pequeña donde coceremos los huevos. Dejar las primeras unos 20 minutos o hasta que se puedan atravesar fácilmente con un palillo o una puntilla, y los huevos nueve minutos exactos (en el agua ya hirviendo a fuego suave). Refrescar rápidamente los huevos bajo el grifo para cortar la cocción y, cuando las patatas ya no quemen pero aún estén calientes, pelarlas, cortarlas y aliñar con 150 ml de aceite de oliva, vinagre al gusto, sal, pimienta, dos cebollas dulces en rodajitas y 100 g de aceitunas negras. Remover bien y añadir los huevos pelados y cortados en cuartos. Cuando ya estén frías, añadir el pescado en conserva y guardar en la nevera.
  2. Llevar a ebullición abundante agua salada en una olla y cocinar las judías verdes durante tres o cuatro minutos. Sacarlas, enfriar en agua helada para cortar la cocción y aliñar con un diente de ajo rallado, 100 ml de aceite de oliva, sal, pimienta y limón al gusto.
  3. En la misma agua, cocer el brócoli cortado en floretes unos seis minutos. Preparar un refrito con 6 dientes de ajo laminados, 100 ml de aceite de oliva, pimentón -cuidado porque se quema muy rápido-, vinagre y sal al gusto. Escurrir el brócoli y aliñar en cuanto esté seco.
  4. Picar en grueso seis cebollas y dorarlas en una olla con un poco de aceite y sal.
  5. Mientras, preparar la sopa triturando las fresas con la remolacha, los aguacates, vinagre de manzana, sal, pimienta, 500 ml de agua fría y un puñado de hojas de menta fresca. Tiene que quedar un poco ácida (pero no mucho porque subirá con el reposo), y no hace falta añadirle aceite porque el aguacate ya le aporta grasa. Romper un poco las avellanas y ponerlas en una sartén a fuego medio con una cucharada de azúcar, removiendo sin parar hasta que se caramelicen. Cuando estén frías, guardar en un tarro o una lata y servir con la sopa, justo en el momento de tomarla para que se mantenga la textura.
  6. Separar ¼ de la cebolla y añadirle los albaricoques troceados. Cortar el solomillo en medallones, salpimentar, marcarlos bien por ambos lados en una sartén y añadirlos al guiso de cebolla y albaricoques, con un poco de nuez moscada y canela y unos 150 ml de vino blanco. Dejar hervir a fuego suave entre cinco y siete minutos y estará listo.
  7. Llevar a ebullición agua con sal para cocinar el arroz integral según instrucciones del fabricante.
  8. Mientras se hace, trocear 8 zanahorias en rodajas gruesas y cocinarlas en una olla con un poco de aceite, harissa o pimentón picante, sal y vinagre al gusto, con un chorrito de agua para generar vapor y removiendo de vez en cuando. Cuando estén tiernas, añadirles las alubias, un poco más de aceite y sal, tahini al gusto y triturar hasta que tenga la textura deseada.
  9. Cortar 2 pepinos, 4 zanahorias y un pimiento en palitos. Estas crudités en un tarro o bolsa de silicona bien cerrada aguantarán bien tres días en la nevera: en ese momento habrá que repetir el proceso con el resto para acompañar el untable el resto de la semana.
  10. Marcar por la parte de la piel los lomos de merluza salpimentados en una cazuela. Añadir ⅓ de la cebolla restante y dos dientes de ajo picados y dejar un par de minutos para que el ajo se cocine. Añadir 200 ml de vino blanco con una cucharada de maicena disuelta, y 3 cucharadas de perejil picado. Dejar cocinar tres minutos, añadir los guisantes frescos o descongelados y cocinar todo junto tres o cuatro minutos más. Ajustar de sal y pimienta y guardar.
  11. Hidratar el cuscús con su mismo volumen de agua hirviendo, sal y dos cucharadas de aceite o mantequilla. Dejar reposar unos minutos, ahuecar con un tenedor y guardar.
  12. Trocear los contramuslos de pollo deshuesados en cuatro, salpimentarlos y dorarlos en una sartén. Añadir la mitad de la cebolla reservada y dos dientes de ajo picados, cuando el ajo coja color añadir el zumo de un limón -si no te gusta el cítrico, puedes usar menos y poner un poco de vino blanco- y la ralladura de dos, un chorrito de agua o caldo y un poco de tomillo. Dejar cocinar cuatro minutos -los contramuslos ya estaban casi cocinados y no queremos que el zumo amargue- y ya estarán listos.
  13. Poner la cebolla restante en una sartén. Añadir 6 zanahorias cortadas en rodajas no muy gruesas y las pencas de las acelgas en trozos de unos 2 cm. Añadir un chorrito de agua para generar vapor y cocinar a fuego alegre hasta que empiecen a ablandarse. En ese momento añadir un poco más de aceite y los champiñones laminados. Un par de minutos después añadir las hojas de las acelgas troceadas y los garbanzos cocidos y dejar que se cocine todo junto tres minutos más. Mientras, triturar los cacahuetes con un diente de ajo, vinagre y salsa de soja al gusto, una cucharadita de azúcar y un chorrito de agua fría. Añadir la salsa a la sartén en el último minuto y remover bien.
  14. Dorar en una sartén con tres dientes de ajo laminados los tallos de los espárragos cortados en trozos de unos tres centímetros. Cuando empiecen a tener color, añadir las espinacas y los anacardos y remover hasta que las espinacas pierdan volumen (a lo mejor hay que ponerlas en dos veces). Poner un poco más de aceite, sal y curry al gusto y añadir el arroz integral. Remover bien hasta que se impregnen los sabores y guardar. Servir con un trocito de lima para aliñar justo en el momento de comer.

La lista de la compra

Fruta y verdura

2 kg de patatas medianas nuevas, 2 cebollas dulces, perejil, 1,5 kg de judías verdes (pueden ser congeladas), 3 o 4 cabezas de ajos, 1 brócoli grande o 2 pequeños, 5 limones, 6 cebollas, 1 kg de remolacha cocida, 600 g de fresas, 3 aguacates pequeños, menta, 20 zanahorias, 4 pepinos, 2 pimientos, 1 kg de guisantes (pueden ser congelados), 8 albaricoques, 400 g de champiñones, 800 g de acelgas, 2 manojos de espárragos, 2 limas, 600 g de espinacas tiernas.

Aves

12 huevos, 1,2 kg de contramuslos de pollo deshuesados.

Carnicería

1,2 kg de solomillo de cerdo (pueden ser puntas).

Pescadería

8 lomos de merluza de ración (o más si son más pequeños, 1,2 kg en total).

Además

Aceite de oliva, vinagre de manzana, sal, pimienta, 4 latas de sardinas, melva o bonito, 100 g de aceitunas negras, pimentón, 80 g de almendras, azúcar, 500 g de arroz integral, harissa o pimentón, maicena, vino blanco, 250 g de cuscús integral, 1 kg de garbanzos cocidos, 80 g de cacahuetes, salsa de soja, tahini, 600 g de alubias cocidas, tomillo, 80 g de anacardos tostados. curry en polvo, pan integral, nuez moscada, canela.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_