_
_
_
_

Sopa 'harira' de pollo, legumbres y verduras

La sopa que calentará tu corazón. / EL COMIDISTA
La sopa que calentará tu corazón. / EL COMIDISTA
Mikel López Iturriaga

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

 La harira es uno de los platos nacionales de Marruecos, quizá el más popular después del cuscús y los tajines. Se trata de una sopa más-completa-imposible que comprime casi la pirámide nutricional completa: lleva verduras, legumbres, cereales (en forma de pasta) y un poco de carne. Pero lo que le da un rollo único son las especias, la acidez del tomate y el limón, y la harina que se utiliza para espesarla.

Hace poco estuve en Fez y la tomé de un restaurante (o más bien un puesto) en la Medina. El sitio no podía ser más humilde, pero su harira me pareció un producto casi mágico, capaz de reconfortar, calentar, estimular y todas esas cosas que se supone que debe de hacer una buena sopa. La repetí en casa al poco de volver, y el efecto fue el mismo con el añadido de la nostalgia del viaje y las ganas de volver a Marruecos cuanto antes.

Harira fez
Harira fez

Harireando en Fez. / EL COMIDISTA

Mi harira no es demasiado canónica, porque en vez de cordero lleva pollo, un bicho que da caldos menos intensos y más llevaderos para un estómago afeminado como el mío. La preparación está bastante simplificada respecto a las fórmulas tradicionales, y aún se puede hacer más rápida si usamos legumbres ya cocidas, caldo de pollo preparado en vez de agua y unos restos de carne asada de este animal.

Dificultad: No hace falta haber leído el Corán.

Ingredientes

Para 8 personas

  • 2 patas y 2 alas de pollo
  • 100 g de garbanzos
  • 100 g de lentejas
  • 75 g de fideos
  • 700 g de tomate triturado
  • 3 ramas de apio sin las hojas
  • 2 cebollas
  • 2 dientes de ajo
  • 1 limón
  • 1 litro de caldo de pollo
  • 1 cucharadita de canela
  • 1 cucharadita de pimentón dulce o picante
  • 1 cucharadita de cúrcuma
  • 1 cucharadita de jengibre en polvo
  • 1 par de hebras de azafrán
  • 2 cucharadas de cilantro picado (opcional)
  • 2 cucharadas de perejil picado (opcional)
  • 2 cucharadas de harina
  • Aceite de oliva
  • Sal

Instrucciones

1.
Poner a remojo los garbanzos el día anterior.
2.
Blanquear el pollo en agua hirviendo un par de minutos. Sacarlo, y volver a ponerlo al fuego en unos dos litros de agua limpia con sal junto a los garbanzos. Dejar cocer a fuego suave. Tiempo aproximado: 30 minutos.
3.
Mientras, picar el apio, la cebolla y el ajo y una pizca de sal, y rehogarlos en una sartén con un chorro de aceite de oliva hasta que se ablanden. Tiempo aproximado: 15 minutos.
4.
Añadir la canela, el pimentón, la cúrcuma y el jengibre al sofrito. Rehogar. Tiempo aproximado: 2 minutos.
5.
Desengrasar un poco el caldo del pollo, quitando con un cucharón la capa que se forma en la superficie. Sacar los trozos de pollo para que se enfríe.
6.
Poner a remojo el azafrán en un poco de agua caliente. Añadirlo a la sopa junto al sofrito, el tomate, las lentejas y el litro de caldo de pollo. Dejar que cueza hasta que las lentejas y los garbanzos estén hechos. Tiempo aproximado: 30 minutos.
7.
Limpiar los trozos de pollo para obtener la carne sin piel ni huesos. Desmigarla y añadirla a la sopa junto a los fideos.
8.
Disolver la harina con un chorrito de agua fría y el zumo del limón. Incorporarlo a la sopa, remover y dejar que se haga a fuego suave 10 minutos más. Servir si se quiere con el cilantro fresco y el perejil mezclados por encima.

¿Has intentado hacer esta receta u otras de El Comidista, y no te han salido bien? Quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

Sobre la firma

Mikel López Iturriaga
Director de El Comidista, web gastronómica en la que publica artículos, recetas y vídeos desde 2010. Ha trabajado como periodista en EL PAÍS, Ya.com o ADN y colaborado en programas de radio como 'Hoy por hoy' (Cadena Ser), 'Las tardes de RNE' y 'Gente despierta'. En televisión presentó programas como El Comidista TV (laSexta) o Banana split (La 2).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_