_
_
_
_

Repostería incorrecta: pasteles que nunca deberían haber existido


No preguntes qué es. No lo preguntes. / EDIBLE ANUS
No preguntes qué es. No lo preguntes. / EDIBLE ANUS
Mikel López Iturriaga

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Digámoslo alto y claro: el asunto de la repostería creativa se nos está yendo de las manos. Durante un tiempo fue divertido, y lo sigue siendo en muchos casos. Pero el sueño del fondant crea monstruos, algunos de ellos bien terroríficos. No me refiero a los desastres pasteleros por imitación, que ya fueron tratados en un hilarante episodio de este blog. Hablo de creaciones cuyo defecto no está tanto en la técnica, sino en el concepto.

Lo que sigue es la recopilación de mis tartas, pasteles y bombones incorrectos favoritos que circulan por la Red, agrupados por sus pecados. A unos se les va la mano con el realismo; otros inciden en temas que no se llevan demasiado bien con la comida como el sexo crudo, la escatología o la natalidad, y otros son directamente producto de mentes enfermas. Pero todos producen sensaciones fuertes, que van de la risa al asco pasando por el miedo. ¿Preparados?

DEMASIADO REALES

La repostería creativa ha desatado una auténtica fiebre por los pasteles que parecen otras cosas. El problema es que algunos alcanzan tal nivel de realismo que dan un poco de yuyu, sobre todo cuando los seres u objetos replicados generan más repelús que apetito. El caso más popular es el de la pitón de North Star Cakes, una tarta que alcanzó tal popularidad que ha generado todo un submovimiento de repostería ofidia. Para los que se quieran iniciar en el culto pastelero de Slytherin, existe un blog monotemático llamado The Snake Cake.

Sobre la firma

Mikel López Iturriaga
Director de El Comidista, web gastronómica en la que publica artículos, recetas y vídeos desde 2010. Ha trabajado como periodista en EL PAÍS, Ya.com o ADN y colaborado en programas de radio como 'Hoy por hoy' (Cadena Ser), 'Las tardes de RNE' y 'Gente despierta'. En televisión presentó programas como El Comidista TV (laSexta) o Banana split (La 2).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_