_
_
_
_
_

Tarta sin horno de fresas, crema y queso

Por si alguien no se había dado cuenta, la temporada de las fresas ha llegado. Es tiempo de ponerse tibio a esta fantástica fruta que, a pesar de haber desaparecido casi en su tamaño normal y existir sólo en versión fresón, nos sigue dando tantas alegrías si la sabemos elegir y preparar correctamente.

Mi técnica personal para dar con buenas fresas se compone de varios "noes": no a las que tienen blanca la zona cercana a las hojitas, no a las que tienen la punta dura como una piedra y llena de semillas, no a las sospechosamente baratas procedentes del quinto pino, y no a las cajas con una primera capa resplandeciente y un montón de ejemplares pochos debajo. Aun así, he de reconocer que lo de las fresas es una lotería, así que lo mejor es comprarlas en el mercado y pedir que te den una para probar.

En cuanto a las preparaciones, una manera fácil de intensificar el dulzor de las fresas es macerarlas unos 10 minutos con un poco de azúcar (o mejor aún, de almíbar o sirope) y un chorrito de limón. Hay quien les pone vinagre, pero en ese caso yo prefiero usar uno muy suave como el de manzana, y con gran moderación. A mí me fascinan también con leche condensada, pero esto ya es una perversión personal.

La receta de hoy pone a las fresas en su sitio, como reinas de una tarta 100% lujuriosa de esas con las que no puedes parar. La base es la clásica de galletas desmigadas y mantequilla, pero el relleno es un escándalo que mezcla crema pastelera y queso Philadelphia. De esta forma, no es tan tieso y denso como el de las tartas de queso al uso, y a la vez el puntito salado del queso hace que no resulte tan empalagosa como las que sólo llevan crema. Sólo tiene una pega: conviene hacerla de un día para otro para que coja firmeza.

Dificultad: Para marixoxos.

Ingredientes

Para 6-8 personas

Base

  • 250 gr. de galletas tipo digestive
  • 100 gr. de mantequilla

Relleno

  • 125 gr. de queso crema (Philadelphia o similar)
  • 150 gr. de azúcar
  • 4 cucharadas o 40 gr. de harina de maíz* (Maizena o similar)
  • 600 ml. de leche entera
  • 3 yemas de huevo
  • 1 vaina de vainilla

Cobertura

  • 600 gr. de fresas maduras
  • 100 gr. de azúcar
  • 1 limón

Instrucciones

1.
Derretir la mantequilla de la base en el microondas o al fuego en una cazuela pequeña. Desmigar las galletas con las manos o metiéndolas en una bolsa de plástico y aplastándolas con un rodillo. Mezclar en un bol las migas con la mantequilla derretida . Extender y aplastar la pasta con los dedos por la base y los bordes de un molde de unos 25 cm. Dejar que repose en la nevera en la nevera cubierto con film durante al menos una hora.
2.
Mientras tanto, mezclar en una cazuela alta el azúcar con la harina de maíz. Añadir la leche poco a poco mezclando con un batidor y vigilando que no se hagan grumos. Añadir la vainilla cortada transversalmente y las yemas de huevo. Mezclar bien y poner a fuego suave (o al baño maría, si se quiere ir más seguro), removiendo sin parar hasta que la mezcla espese sin que hierva (suele tardar unos 5 minutos).
3.
Una vez hecha la crema pastelera, añadir el queso crema en cucharaditas, y remover para que se disuelva. Colar, verter la mezcla sobre la base de galleta y devolver tapado a la nevera. Dejar que repose unas cuantas horas o, idealmente, toda la noche.
4.
Antes de ir a comer la tarta, limpiar las fresas, quitarles el tallo, cortarlas por la mitad verticalmente. Poner el azúcar de la cobertura y unos 100 ml. de agua en una cazuela al fuego. Cuando el azúcar se haya disuelto y el almíbar burbujee, añadirle un chorrito de zumo de limón, retirarlo del fuego, echarlo sobre las fresas y dejarlas unos 10 minutos macerando.
5.
Escurrir las fresas del almíbar (éste se puede usar para otras preparaciones). Repartir las que quepan sobre la tarta sin amontonarlas y servir.

Nota de la Defensora del Cocinero:

Si quieres que la medida de maicena sea precisa, utiliza una báscula de cocina para medirla. Las cucharadas siempre tienen alguna variación en función de la mano de cada cocinillas, y esa variación en el peso puede influir en un mal resultado.

Sobre la firma

Mikel López Iturriaga
Director de El Comidista, web gastronómica en la que publica artículos, recetas y vídeos desde 2010. Ha trabajado como periodista en EL PAÍS, Ya.com o ADN y colaborado en programas de radio como 'Hoy por hoy' (Cadena Ser), 'Las tardes de RNE' y 'Gente despierta'. En televisión presentó programas como El Comidista TV (laSexta) o Banana split (La 2).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_