_
_
_
_

Ayuso defiende a Quirón frente a la ley contra las privatizaciones en sanidad de Mónica García: “¿Van a desguazar la Jiménez Díaz?”

El PP de Madrid carga contra la norma para cerrar la puerta a más privatizaciones en la sanidad pública y la oposición alienta una manifestación a su favor

Isabel Díaz Ayuso presidenta de la Comunidad de Madrid
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, interviene durante el pleno de la Asamblea de Madrid, este jueves.FERNANDO VILLAR (EFE)
Juan José Mateo

“Lo suyo es abrir oportunidades de negocio para sus favoritos y sus familiares a costa de los pacientes. Al grupo Quirón se le va a acabar el chollo, y los madrileños vamos a dejar de pagar sus beneficios con nuestros impuestos”. Habla la líder de Más Madrid, Manuela Bergerot, y con esas pocas palabras pronunciadas este jueves en la Asamblea resume un choque político mayúsculo. Porque así sintetiza, por ejemplo, los cambios que impulsa el Gobierno de España con la ley que patrocina la ministra Mónica García para cerrar la puerta a más privatizaciones en la sanidad pública, o con la norma que garantiza la universalidad de la sanidad pública. Pero no solo eso. Bergerot también recuerda así que el grupo Quirón gestiona cuatro hospitales de la red pública autonómica, por lo que el Ejecutivo le debía 918 millones de euros a finales de 2023. Que la empresa de la pareja de la presidenta, Alberto González Amador, investigado por la presunta comisión de dos delitos de fraude fiscal, tiene a Quironprevención como su principal cliente. Y que, por eso, Más Madrid intenta retratar a la baronesa conservadora como “la Quironesa”, mientras alienta para este domingo, como el PSOE, una manifestación en defensa de la sanidad pública.

Y claro, Ayuso, que preside una región en la que hasta 12 hospitales públicos están gestionados por compañías con ánimo de lucro (en seis se encargan de los servicios asistenciales y no asistenciales, y en otros seis solo de los no asistenciales), estalla.

“La Fundación Jiménez Díaz es la mejor valorada por sus pacientes. ¿La van a desguazar?”, pregunta la presidenta regional en referencia al buque insignia de Quirón. “¿Van a desguazar toda la colaboración público privada que está funcionando?”, vuelve a preguntar. “¿En lugar de buscar médicos para toda España, desguazarlo todo?”, insiste. “Quieren reventar las listas de espera en Madrid, quieren reventar el sistema sanitario, cuando es el mismo en Asturias o en Cataluña, que está más privatizado”, argumenta. “Están a reventar todo lo que funciona en la Comunidad de Madrid desde una ministra [Mónica García] que solo está entendiendo esto desde el sindicalismo”, denuncia. Y remata: “Porque quieren reventar toda la Comunidad de Madrid por envidia, sectarismo y política. Reconózcanlo”.

La referencia explícita a Quirón y a García demuestra que hay rivalidades que no acaban ni siquiera cuando sus protagonistas ya no se miden cara a cara. Seis meses después de que la antigua portavoz de la oposición dejara la Asamblea para irse al ministerio, Ayuso la sigue teniendo en la diana. El PP, también. Quizá porque la oposición sigue empeñada en convertir la gestión sanitaria en uno de sus principales argumentos frente al Ejecutivo regional, con más razón desde que García es ministra y puede llevar la iniciativa en esta área.

Como consecuencia, ha sacado a consulta pública una ley que pretende asegurar la gestión pública de los servicios sanitarios y cerrar la puerta a las empresas privadas con afán de lucro y ha celebrado que el Gobierno haya aprobado el proyecto de la Ley de Universalidad del Sistema Nacional de Salud (SNS), que restituye el derecho a la asistencia sanitaria a todos los migrantes que vayan a residir en España —aunque estén en situación irregular—, a los españoles que vivan fuera y a los extranjeros que vienen por reagrupación familiar.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
La portavoz del grupo Parlamentario de Más Madrid, Manuel Bergerot, en el pleno del 9 de mayo.
La portavoz del grupo Parlamentario de Más Madrid, Manuel Bergerot, en el pleno del 9 de mayo. Rodrigo Jimenez (EFE)

“Es una idea buenísima y usted ha venido a hacer el spot publicitario”, ironiza el portavoz parlamentario de los conservadores, Carlos Díaz-Pache, en referencia a la nueva ley que impulsa el Gobierno contra las privatizaciones. “Vamos a prohibir que los médicos de la privada puedan atender a pacientes de la pública, y así en lugar del doble de médicos vamos a tener la mitad”, sigue mientras elucubra sobre cómo fue la reunión en la que se decidió el proyecto. “Un plan sin fisuras que Más Madrid quiere perpetrar”, afea. Y añade: “Así pasó Mónica García de la pancarta al ministerio. Subirán las listas de espera. La sanidad funcionará mal. Y entonces dirán que ellos tenían razón, que es para lo que están aquí”.

Con el telón de fondo de las elecciones europeas del 9 de junio, la Asamblea de Madrid se convierte este jueves en un escenario más de la batalla electoral. Y ahí la sanidad es un tema principal, nuclear, la clave de bóveda del sistema público. “La sanidad es el mayor problema de los madrileños porque su modelo es un fracaso”, arranca Bergerot. “Su modelo es tener a un millón de personas en lista de espera, obligar a los madrileños a esperar más de una semana para conseguir cita en el centro de salud, su modelo es poner trabas administrativas en el acceso a la sanidad y además pasar la factura a las personas más vulnerables”, sigue, antes de defender dos iniciativas del Ministerio de Sanidad para “sacar el lucro de la sanidad pública” y “garantizar la universalidad del sistema sanitario”. Y le plantea a Ayuso: “Se puede estar del lado del negocio, o de lo público. ¿Usted de qué lado está?”.

La presidenta regional no responde a esa pregunta concreta, aunque se le presupone su compromiso con la atención a los ciudadanos. Pronto se marcha, pues tiene cita para intervenir en una jornada sobre prevención en salud mental en la que se abordan los riesgos asociados al consumo de cannabis, otro punto de choque entre el PP y Más Madrid. “Las drogas, un gravísimo problema que está alentando el Gobierno”, llega a decir Ayuso en el pleno. Así, Fátima Matute, la consejera de Sanidad, encarna la defensa de las políticas gubernamentales en lo que queda de sesión parlamentaria. Es un resumen perfecto de cómo funciona ahora mismo el sistema en Madrid: la doctora, exempleada de Quirón, hace una encendida defensa de la sanidad pública y sus profesionales.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter sobre Madrid, que se publica cada martes y viernes.

Sobre la firma

Juan José Mateo
Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_