_
_
_
_
_

El Defensor del Pueblo pide a Madrid que justifique la ubicación de los cantones de Montecarmelo y Vicálvaro

Ángel Gabilondo considera que fue “insuficiente el estudio de alternativas” para elegir las parcelas que causaran menos impacto y molestias

La parcela donde se construirá el cantón auxiliar de Vicálvaro, en la calle de Abad Juan Catalán.
La parcela donde se construirá el cantón auxiliar de Vicálvaro, en la calle de Abad Juan Catalán.Samuel Sánchez
Ana Puentes

El Defensor del Pueblo, Ángel Gabilondo, ha ordenado al Ayuntamiento de Madrid que justifique cómo y por qué ha elegido las parcelas para construir los cantones de Montecarmelo y Vicálvaro, dos de las zonas que libran una lucha con Cibeles desde 2023 por estas nuevas instalaciones de limpieza. Las plataformas No Al Cantón de Montecarmelo y Vecinos de Vicálvaro han recibido este lunes, a la misma hora, un comunicado del Defensor en el que les actualiza la información que el Consistorio ha dado sobre los proyectos y sobre las nuevas órdenes. En ambos casos, el Defensor asegura que hubo un “insuficiente estudio de alternativas” para seleccionar “el emplazamiento más óptimo”. Por eso, ha solicitado al Ayuntamiento que envíe “con carácter urgente” un informe en el que dé más explicaciones.

Las plataformas contra los cantones de Montecarmelo y Vicálvaro han celebrado el pronunciamiento del Defensor. Desde Montecarmelo, la organización vecinal ha asegurado, a través de un comunicado, que el “informe del Defensor del Pueblo es una prueba de que el proyecto del basurero es insostenible e innecesario”. Además, ha destacado que el Defensor haya valorado el documento que el grupo ciudadano presentó con parcelas alternativas en el sector de Las Tablas, que se redactó con la asesoría de técnicos y urbanistas. También ha valorado que el Defensor mencione nuevamente la fosa común de los brigadistas internacionales que, según indicios de historiadores y de la Asociación de Amigos de las Brigadas Internacionales (AABI), estaría en la misma zona.

Desde el sur de Madrid, en Vicálvaro, Pedro Hernán, portavoz del otro grupo de vecinos, ha dicho que las palabras del Defensor son “un reconocimiento” a la lucha vecinal. “El Ayuntamiento eligió una parcela sobre plano, sin ver la aberración que suponía, habiendo parcelas alternativas muy cerca, donde no destruía zonas verdes ni molestaba vecinos”, ha afirmado Hernán.

El Ayuntamiento, sin embargo, cuestiona los argumentos del Defensor. Desde el Área de Urbanismo se han remitido a un anterior pronunciamiento de Gabilondo en agosto de 2023 sobre la polémica por el cantón de la Elipa. En ese documento, que trataba el caso específico de la instalación de ese barrio, el Defensor aseguraba que “la instalación de un cantón de limpieza junto a una vivienda puede no ser del agrado de su morador, pero ello por sí solo no puede servir como justificación para que el ayuntamiento acepte un cambio de emplazamiento”.

Este es uno de los elementos al que se ha aferrado Urbanismo para criticar las valoraciones que ahora hace el Defensor sobre los casos de Montecarmelo y Vicálvaro. “Es llamativo cómo, en apenas cinco meses, el Defensor del Pueblo ha variado sus interpretaciones sobre la construcción de los nuevos cantones en Madrid para prestar un servicio de calidad para todos los ciudadanos. Probablemente, ha dejado de atender al pueblo para atender al Gobierno del que depende”, cuestionan desde el área presidida por el delegado Borja Carabante. “El Defensor del Pueblo se contradice en sus informes respecto al de agosto y en los propios de enero”, asegura Urbanismo y recuerda que en agosto se dijo que la elección de la ubicación era “una potestad discrecional del Ayuntamiento”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Las respuestas del Defensor a los vecinos de Montecarmelo y Vicálvaro son, en esencia, las mismas. Ya, en lo particular, a cada uno le adjunta la información que le ha enviado el Ayuntamiento sobre los proyectos. En el caso de Montecarmelo, el Defensor, citando al Consistorio, detalla que el cantón que se ubicará en el solar que queda al respaldo del Cementerio de Fuencarral será una instalación para albergar vestuarios y oficinas para la limpieza viaria, carritos eléctricos de los barrenderos, una zona de carga para vehículos eléctricos y vehículos a gas.

Sobre la sede del Selur (Servicio Especial de Limpieza Urgente), que también se construirá en esa parcela, incluirá plantas de salmuera y depósitos para “tratamientos de vialidad invernal”. Además, indica que, de acuerdo con el Ayuntamiento, estas obras no requieren evaluación ambiental. Y transmite que la documentación del proyecto fue declarada confidencial por Urbaser, el adjudicatario del proyecto. Sin embargo, advierte de que el Ayuntamiento aún está a la espera de que el Consejo de Transparencia de la Comunidad de Madrid determine si el derecho a la información pública prevalece o no en este caso.

El pronunciamiento del Defensor llega una semana después de que el Área de Cultura del Ayuntamiento de Madrid recomendara “posponer el inicio de las obras” del cantón de Montecarmelo hasta que la Dirección General de Memoria Democrática del Ministerio de Política Territorial no haga las catas para determinar si en esa zona está o no la fosa común de los 451 brigadistas internacionales caídos en combate durante la Guerra Civil. Ambas decisiones han despertado la expectativa en este barrio al norte de Madrid que, desde septiembre, se opone al proyecto por su proximidad a un colegio, un jardín infantil y zonas residenciales.

En Vicálvaro, el comunicado de Gabilondo ha subido los ánimos del movimiento vecinal. El 19 de enero, la sección de Medio Ambiente de la Fiscalía Provincial de Madrid archivó la denuncia de la plataforma ciudadana por la construcción del cantón de la calle de Abad Juan Catalán. El fiscal determinó que la obra era “acorde con la legalidad urbanística” y que estaba debidamente justificada. Sin embargo, reconocía en los vecinos “un malestar por la falta de información por la administración actuante, falta de transparencia, falta de participación en las decisiones públicas, incluso por la decisión de ubicación del cantón frente a otras alternativas”.

El Defensor del Pueblo ha coincidido en esto último en su misiva y resalta que la elección de una ubicación está sujeta a la “debida motivación, especialmente cuando existe oposición vecinal”. También argumenta que en otros casos sí se cambió la parcela por solicitud vecinal, como ocurrió en el caso de Arroyofresno.

En su defensa, el área de Urbanismo señala que el Defensor reconoce que una de las justificaciones de la ubicación es por cercanía a la zona de trabajo de los operarios. “Este argumento entronca con la posición que siempre ha defendido el Ayuntamiento: que los cantones se ubiquen junto a los barrios en los que los trabajadores de limpieza realizan su trabajo”, insisten desde Cibeles.

El distrito madrileño de Vicálvaro tendrá dos cantones por cuenta del nuevo contrato de limpieza de espacios públicos, adjudicado a finales de 2021. Uno, de 6.000 metros cuadrados, se levantará en la calle de Las Santeras, 51, en una zona industrial. Otro, de 1.300 metros cuadrados, de tipo auxiliar, estará en la calle Abad Juan Catalán. Los vecinos están de acuerdo con el primero, pero en contra del segundo porque, aseguran, afecta un parque y queda cerca de viviendas. Según la información que el Ayuntamiento ha entregado al Defensor del Pueblo, el cantón de la discordia será una instalación con vestuarios y depósitos de carritos para los barrenderos y con zonas de carga para vehículos eléctricos y de gas.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_