_
_
_
_
_

El PP de Ayuso ve “un fracaso” en la manifestación por la Sanidad y la oposición celebra un punto de inflexión antes de las elecciones de 2023

“Es una moción de censura ciudadana”, afirman los partidos de izquierdas a seis meses de los comicios municipales y autonómicos del 28 de mayo

La proximidad de las elecciones municipales y autonómicas del 28 de mayo ha marcado los mensajes que han lanzado este domingo los partidos de la Comunidad de Madrid en torno a la multitudinaria manifestación en defensa de la sanidad pública que ha recorrido la capital de España. Que 200.000 personas se hayan unido en contra de las políticas del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, según cálculos de la Delegación del Gobierno, es “un fracaso”, en definición de Pedro Muñoz Abrines, el portavoz parlamentario del PP en la Asamblea regional. Para la izquierda autonómica, sin embargo, es todo lo contrario: la chispa que puede encender el motor del cambio en una región gobernada por los conservadores ininterrumpidamente desde 1995. “Aquí comienza el cambio […] es una moción de censura ciudadana frente a las políticas del Gobierno de Ayuso”, ha resumido Alejandra Jacinto, portavoz de Podemos.

Mientras retumban los gritos en contra del Gobierno ―”¡Ayuso dimisión!”―, la presidenta regional guarda silencio. Su estrategia está definida desde hace tiempo. Los días previos a la manifestación, Ayuso ha copado todos los programas e intervenciones posibles para defender una política sanitaria que ha provocado una manifestación y dos huelgas indefinidas: la de los médicos de las urgencias extrahospitalarias, y las de los especialistas de pediatría y atención primaria. Este domingo, mientras cuatro grandes columnas avanzaban por la capital hasta converger en la plaza de Cibeles, la líder conservadora se reservaba. Ella aspira a acaparar todos los focos. A intentar marcar la agenda comunicativa y política de cada día sin competir con un hecho informativo tan relevante como el de la manifestación de este domingo. Y por eso ha programado para este lunes a primera hora un desayuno informativo, mientras dejaba la jornada dominical para los segundos niveles de las dos organizaciones que domina con puño de hierro: el Gobierno y el PP regional.

Más información
Madrid despierta a favor de la Sanidad Pública con cientos de miles de voces: “Siento indignación, nos lo están quitando todo”

“Mónica García dijo expresamente que la manifestación sería un éxito si recibía el apoyo unánime de Madrid. Hoy [por el domingo], sin embargo, hemos visto que el 99% de los madrileños no han apoyado esa movilización”, ha argumentado el portavoz parlamentario del PP en la Asamblea, Pedro Muñoz Abrines. “Por lo tanto, ese plebiscito personal en el que Mónica García ha querido convertir esta historia se ha convertido en un rotundo fracaso. No solo por el apoyo minoritario de los madrileños a su política, sino también por el contenido de los mensajes y de los mantras que hemos podido oír, que demuestran que no iba en defensa de la sanidad, sino que eran simplemente un ataque político a la Comunidad de Madrid”.

Una línea beligerante contra la izquierda que también han empleado el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz-Escudero, y el de Transportes, David Pérez, que han intentado convertir una movilización ciudadana para defender los servicios públicos en una manifestación con fines políticos.

“Es una manifestación que, como claramente se ha visto, ha estado en clave política jaleada principalmente por Más Madrid y a nosotros no nos condiciona lo que es nuestro trabajo”, ha dicho Ruiz-Escudero, al que Díaz Ayuso planea mantener en el puesto hasta finales de la legislatura, según una fuente de su confianza, pese al desgaste sufrido durante la crisis del coronavirus y la actual. “Lo que nos condiciona es el acuerdo y el viernes ya tuvimos una reunión en Mesa Sectorial con todos los sindicatos haciendo un análisis de la puesta en marcha del plan y estamos buscando soluciones”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

“La sanidad debe dejarse al margen de la política”, ha reclamado Pérez, el consejero de Transportes, como si las decisiones que toma el Gobierno fueran puramente técnicas y no tuvieran una orientación ideológica. “La permanente intromisión de la izquierda, la utilización de la sanidad para fines políticos, no creo que ayude a mejorar la sanidad”, ha añadido, insistiendo en la tesis que viene lanzando desde hace días el Ejecutivo regional. “Ayuda a mejorar la sanidad construir nuevos centros de salud, tener un presupuesto importantísimo… Otros tienen otra opción, que es la pancarta”, ha ironizado. Y ha rematado: “Siempre hemos tenido que asistir a cómo la izquierda critica todo lo que se hace. Eso no ayuda. Llamo a los que a lo mejor prefieren la protesta a que arrimen el hombro, especialmente los políticos, a que dejen de usar la sanidad como arma política, y aporten sus propuestas”.

Frente a esa interpretación en negativo de que cientos de miles de personas hayan tomado las calles de Madrid para defender sus derechos y protestar por el caos de la reapertura de las urgencias extrahospitalarias, o por los problemas para que alguien las atienda en la Atención Primaria, la oposición de izquierdas ha celebrado la movilización como el comienzo de un tiempo nuevo. A apenas seis meses de las próximas elecciones, Más Madrid, PSOE y Podemos, muy por detrás del PP en las encuestas, esperan haber encontrado en la sanidad una razón para movilizar y atraer a los votantes.

“Ayuso tiene dos caminos: o pedir perdón, retractarse, y cesar al consejero [de Sanidad, Enrique Ruiz-Escudero], o irse ella”, ha planteado Mónica García, portavoz de Más Madrid y líder de la oposición en la Asamblea. “Porque esto depende de decisiones políticas”, ha recordado, en referencia a los argumentos del Ejecutivo regional. “Que no tengamos médicos en los centros de salud es una decisión del Gobierno de la señora Ayuso. Que tengamos la peor inversión en sanidad frente al resto de las comunidades es una decisión de la señora Ayuso. Lo que están haciendo es una chapuza sin precedentes”.

“Hoy empieza el cambio en la Comunidad de Madrid”, ha lanzado Alejandra Jacinto, portavoz de Unidas Podemos. “Madrid se levanta por la sanidad pública y el resto de los servicios públicos. Los vecinos llevan clamando meses por la reapertura de los servicios públicos en la Comunidad de Madrid y tienen claro que la Comunidad necesita un cambio, que empieza hoy”, ha añadido durante la manifestación. “Lo que demuestra un día como este es una moción de censura ciudadana frente a las políticas del Gobierno de Ayuso, frente al modelo de negocio que está implantando Ayuso, en sanidad y el resto de los servicios públicos”, ha opinado. “Es una manifestación impugnatoria del modelo de gestión de la señora Ayuso”.

Una argumentación con la que ha coincidido Juan Lobato, el líder de los socialistas madrileños. “La sociedad madrileña está diciendo con claridad que Madrid merece ir a mejor, y no a peor”, ha dicho, rodeado de gritos de “¡Ayuso dimisión!”. Y ha seguido: “A la señora Ayuso le importa muy poco lo que le pida la sociedad, pero yo les pido a las familias que dentro de seis meses, que hay elecciones, nos den una oportunidad para gestionar con seriedad y eficacia. Madrid merece un cambio”.

Es lo que ha ocurrido este domingo en Madrid: a lomos de la protesta ciudadana, la izquierda espera llenar las urnas en mayo.

Vista gerenal de la fuente de Cibeles durante la manifestación.Foto: OSCAR DEL POZO / AFP | Vídeo: EFE/EUROPA PRESS

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Juan José Mateo
Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_