Almeida: “El feminismo excluyente y sectario del 8 de marzo no me representa”

Al contrario que en el acto de la Comunidad de Madrid, Vox sí acude al acto institucional del Ayuntamiento de la capital junto al resto de partidos, pero se coloca al margen de la pancarta

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida y la vicealcaldesa, Begoña Villacís, sujetan una pancarta en contra de la violencia de género, este viernes.
El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida y la vicealcaldesa, Begoña Villacís, sujetan una pancarta en contra de la violencia de género, este viernes.Isabel Infantes (Europa Press)

―Hoy les quería contar mi historia―.

Una mujer tetrapléjica entra en silla de ruedas al auditorio del palacio de Cibeles a media mañana, donde se ha celebrado un acto institucional que condena la violencia machista con motivo de su día internacional. Al acto, y al contrario que en el organizado por el Gobierno de la Comunidad de Madrid, sí ha acudido la concejal de Vox, Aránzazu Cabello, junto al resto de la corporación municipal: el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, la vicealcaldesa, Begoña Villacís, y el resto de grupos parlamentarios (PSOE, Más Madrid y Grupo Mixto). Sentada en la segunda fila, la edil de la formación de extrema derecha ha escuchado el siguiente testimonio, que, como el auditorio entero, ha terminado aplaudiendo:

Wanfa El Elj, de 34 años, durante su discurso.
Wanfa El Elj, de 34 años, durante su discurso.

Wanfa El Elj, de 34 años, comenzó su discurso dirigiéndose al centenar de personas que llenaban la sala. Dijo que hubo un tiempo en que fue una mujer feliz, alegre, joven, trabajadora. Sin entrar en muchos detalles, destacó desde su silla de ruedas que su pareja le fue aislando poco a poco de la vida que tenía. Hasta que un buen día, contó, decidió dar el paso. “Estaba harta”. Y lo dejó. Wanfa tomó entonces un pequeño respiro. Y siguió: “La persecución empezó y las amenazas de muerte aumentaron”. Contó que huyó a casa de unos parientes. Que fue allí donde comenzó a rehacer su vida de nuevo, poco a poco. Que hacía deporte. Que iba el gimnasio. Que una tarde, relató, su expareja la persiguió en su nuevo barrio hasta su gimnasio. “Y a la salida”, continuó, “me pilló por detrás y me pegó un tiro en la nuca”. Le causó la tetraplejia que tiene ahora. “Y él, como un cobarde, se suicidó”.

El silencio se oyó durante unos segundos en la sala. Ella aseguró que no le da miedo contarlo.

“Aun con la tetraplejia que tengo y que requiero de grandes actividades para las actividades de mi vida diaria no me da miedo contarlo”, recalcó. Las victimas, aseguró, no solo son las mujeres que son asesinadas. “Cada vez son más las mujeres que tenemos grandes secuelas y grandes discapacidades. Hay mujeres con sorderas por los golpes en los oídos, ciegas, con trastornos. Hoy solo vengo para que conozcáis otro caso más, de tantos”. Pidió a los políticos que no se olvidaran de ellas. La previsión y los recursos son fundamentales. “Él trató de matarme, pero me dejó viva para seguir disfrutando de la vida y poder ayudar a las mujeres que sufren”.

Desde la llegada de Vox a las instituciones en 2019, el Ayuntamiento de Madrid vive esta jornada con una duda. ¿Qué hará la formación de extrema derecha? Desde hace tres años los concejales de la formación tratan de arañar minutos e imágenes de telediarios con ausencias, con argumentarios negando la violencia machista, acabando con las declaraciones institucionales, o situándose, como este jueves, a pocos metros de la pancarta. En 2019, su portavoz, Javier Ortega Smith, que sostiene la coalición de Ciudadanos y PP, y que el propio Almeida califica diariamente como su socio “prioritario”, negó la violencia machista en el mismo auditorio que este jueves ha escuchado a Wanfa contar como su expareja le pegó un tiro en la nuca y se quedó tetrapléjica. No tuvo ni una palabra para las 52 víctimas mortales de la violencia de género de 2019.

Este jueves, la edil de Vox, dijo: “Nosotros nunca hemos negado esto. [Nosotros creemos que] la violencia va más allá de la violencia de género. Estamos en contra de la ideología de género. Unas víctimas no pueden ser de primera y de segunda. Reivindicamos un día de protección a la mujer a la discapacidad, [en referencia al segundo testimonio que ha relatado al auditorio cómo ha vivido la violencia machista].

Minutos antes, en la pancarta, el alcalde Almeida atendió a los medios de comunicación: “Debemos acabar con esta lacra que no tiene ni justificación ni amparo. Por tanto, pienso que estamos todos unidos para lograr el objetivo de que no haya violencia machista”. Respecto a la posición de Vox, afirmó: “Es un paso en la buena dirección que acudan a este silencio, pero les animaría a que siguieran caminando en la dirección. La unidad de acción no es el sometimiento a las dictaduras progres, sino la constatación de una realidad. Al margen de las diferencias de enfoque que se puedan producir, es innegable que la violencia machista existe”.

Después, añadió que la “banalización” que hace Rita Maestre, portavoz de Más Madrid, tampoco ayuda. “Si a mí me preguntan por el feminismo del 8 de marzo, el feminismo excluyente y sectario, que pretende repartir carnés de buenos y malos, y no ya a los hombres, sino también a las mujeres que no comparten esos postulados, no me identifica”, dijo.

“Igual que mantengo que la lucha nos compete a todos. Tengo una diferencia sideral de lo que es el concepto del feminismo con Irene Montero. Esto quiere decir que la izquierda tiene una visión sectaria del feminismo que trata de arrinconar. Yo voy a poner todos los medios para acabar con la violencia de género. Ahora, de Irene Montero, tengo una diferencia sideral. La izquierda tiene una visión sectaria e intransigente con quienes no comparten su visión del feminismo”. Segundos después, añadió: “Al margen de que se puedan tener distintos enfoques, nadie puede negar que existe la violencia. Hay dos mujeres que han sido asesinadas en lo que va de año en Madrid. El enfoque sobre la violencia de género es único, pero si se abre el debate sobre los distintos enfoques en políticas de igualdad, que es lógico y razonable, no quiere manifestar que uno niegue la violencia de género ni sea cómplice”.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Sobre la firma

Manuel Viejo

Es de la hermosa ciudad de Plasencia (Cáceres). Cubre la información política de Madrid para la sección de Local del periódico. En EL PAÍS firma reportajes y crónicas desde 2014.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS