Un pequeño museo dentro del metro de Pacífico

El proyecto de Antonio Palacios todavía conserva la decoración original y está abierto desde este sábado, gratis y con cita

En vídeo, Luis María González, el encargado de los Museos del Metro, repasa los detalles que hacen de este espacio un tesoro suburbano.FOTO: KIKE PARA / VÍDEO: ÁLVARO DE LA RÚA

Dentro de la estación de Pacífico se esconde un trocito de arte. Y desde este sábado todos los madrileños pueden disfrutar de los azulejos blancos y azules y las delicadas flores que decoran las paredes del interior del vestíbulo diseñado por el arquitecto Antonio Palacios. “En este caso, Palacios eligió ese color como homenaje al azul del océano Pacífico, haciendo referencia al nombre de este barrio”, cuenta Luis María González, el encargado de los Museos del Metro. A partir de este sábado podrá volver a visitarse de forma gratuita y guiada este espacio, divido en tres bóvedas dentro del suburbano, que quedó cerrado como tantos otros lugares con la pandemia. Antes, hace falta concertar una cita.

El vestíbulo de la antigua estación de Pacífico comenzó a prestar servicio a los usuarios en 1923 hasta su cierre en 1966. Su restauración empezó en 2007 y terminó 10 años después, por lo que estuvo abierto al público durante un tiempo muy corto antes de que la pandemia obligara su cierre. Ahora su esperada reapertura recupera la decoración original diseñada por Antonio Palacios (1874-1945). “El azul fue algo novedoso en ese momento”, explica González, el responsable de ‘Andén 0′.

Antiguo vestíbulo de la estación de metro de Pacifico, que fue obra del arquitecto Antonio Palacios
Antiguo vestíbulo de la estación de metro de Pacifico, que fue obra del arquitecto Antonio Palaciosvictor sainz

Palacios, aunque nacido en Galicia, fue tan decisivo para Madrid como lo fue Gaudí para Barcelona. Fue él quien ideó algunos de los edificios más significativos para la capital, como la imponente catedral laica de piedra blanca que hoy alberga el Ayuntamiento, el Palacio de Cibeles, que fue durante muchos años la sede central de Correos, declarado bien de interés cultural. A la lista de sus obras se suman el Palacio de Maudes -que alberga la Consejería de Transportes, Vivienda e Infraestructuras-, la sede del Círculo de Bellas Artes y la del Instituto Cervantes. El propio logotipo de la compañía de Metro, ese rombo en rojo y azul como un guiño al suburbano londinense, nació también del ingenio de Palacios.

El proyecto original contemplaba un vestíbulo abovedado con un lucernario central que se modificó por el actual, que es de planta rectangular con machones que lo dividen en tres bóvedas. Las visitas son gratuitas y guiadas previa cita en la web, y las personas que acudan aprenderán sobre la historia de las primeras estaciones del metro de Madrid a través de vídeos explicativos. González añade que se podrá ver cómo ha evolucionado este barrio urbanísticamente desde el momento en que se construyó el metro.

El antiguo vestíbulo es el último espacio museístico de Metro que quedaba pendiente de reapertura, después de que en diciembre lo hicieran la exposición de trenes clásicos en Chamartín, la antigua estación de Chamberí, la Nave de Motores y el Museo de los Caños del Peral.

El espacio abrirá el último sábado de cada mes, en horario de 10.00 a 14.00 horas y de 16.00 a 20.00 horas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS