TEMPORAL FILOMENA

Alcaldes socialistas critican que Díaz Ayuso impida la vuelta a las aulas el lunes

“Almeida no ha sido capaz de poner a punto sus centros y los demás sufrimos las consecuencias”, afirma Posse, regidora de Móstoles

Operarios de Limpieza y Zonas Verdes del Ayuntamiento de Madrid limpian de nieve las inmediaciones del Colegio Lope de Vega de Madrid.
Operarios de Limpieza y Zonas Verdes del Ayuntamiento de Madrid limpian de nieve las inmediaciones del Colegio Lope de Vega de Madrid.Jesús Hellín - Europa Press / Europa Press

Los alcaldes socialistas de algunas de las principales ciudades de Madrid critican que el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, formado por PP y Cs, no permita que este lunes vuelvan a clase los alumnos de los 1.083 centros educativos que el jueves habían superado el temporal Filomena sin desperfectos aparentes, según datos del Ejecutivo regional. Con la reincorporación a las aulas retrasada de nuevo hasta el miércoles por los problemas de accesibilidad detectados en 1.474 instalaciones, distintos regidores del PSOE advierten de que estaban listos para abrir las puertas de los centros de sus ciudades este lunes, como estaba previsto; aseguran que así se lo trasladaron a la consejería de Educación; y opinan que el Ejecutivo regional intenta proteger con la medida a José Luis Martínez-Almeida, el alcalde de la capital, donde la nevada obligará a acondicionar cientos de colegios los próximos días.

“El alcalde de Madrid no ha sido capaz de poner a punto sus centros educativos y los demás ayuntamientos de la Comunidad tenemos que sufrir las consecuencias, cuando nosotros llevamos desde el lunes inspeccionando y acondicionando los centros educativos de Móstoles para garantizar que nuestras niñas y niños vuelven a las aulas en condiciones óptimas”, lamenta Noelia Posse, la alcaldesa de Móstoles, ciudad con más de 200.000 habitantes. “Una vez más, la educación pública es la más perjudicada”.

“Discrepo de la decisión tomada por la Comunidad de Madrid”, coincide Javier Rodríguez Palacios, el regidor de Alcalá de Henares, donde residen 190.000 personas. “Desde el Ayuntamiento defendemos la libertad de abrir centros según la realidad de cada municipio”, sigue. “Y en Alcalá la inmensa mayoría de colegios de primaria podría abrir el lunes. El debate no está en los colegios en malas condiciones, si no en abrir los que están en condiciones”, añade.

“Sabemos que la mayoría de gente ya trabaja con normalidad y que requieren que los colegios estén abiertos para hacer su vida normal”, argumenta. “¿Por qué un colegio en condiciones no puede abrirse? No dejan libertad ni a colegios ni ayuntamientos”.

“Probablemente sea así”, dice Guillermo Hita, alcalde de Arganda (55.000 habitantes), sobre la posibilidad de que la Comunidad haya basado en parte una decisión de alcance regional en los problemas de la capital. “Las cifras de Madrid respecto a colegios accesibles no son las mejores. Pesan mucho tantos colegios con imposibilidad de abrir”, señala. “Nosotros tendríamos todos los colegios preparados para el lunes, y dedicaremos los dos días extra a mejorar ampliamente los entornos”.

La situación del capital es tan crítica como para que 413 operarios se vayan a fajar durante los próximos días en 250 colegios y 70 escuelas infantiles, a razón de 80 centros cada día, con el objetivo de tenerlos listos para cuando se reanuden las clases presenciales. El jueves, el Ayuntamiento ya reconoció haber registrado un total de 125 incidencias en 87 colegios de los 250 inspeccionados.

Para evitar problemas, la Comunidad de Madrid ha programado una vuelta a la actividad educativa presencial de manera escalonada, de tal manera que las clases presenciales se iniciarán el próximo miércoles para los alumnos de Educación Infantil, Primaria y Especial y de 1º y 2º de ESO. Por su parte, los alumnos de 3º y 4º de ESO y de 1º y 2º de Bachillerato, FP, Educación para Adultos y Régimen Especial, que este año tienen una modalidad lectiva semipresencial por la crisis del coronavirus, retornarán a la presencialidad un día después, el jueves.

Las universidades, por su parte, sí comenzarán el lunes, salvo la Complutense (20 de enero) y la Autónoma (25 de enero).

La decisión del Gobierno de Díaz Ayuso no solo ha permitido ganar tiempo a todos los alcaldes para mejorar sus instalaciones. También ha abierto un espacio seguro para las críticas de los socialistas, liberados hasta el miércoles del duro examen que supondrá la vuelta a las clases.

¿Cómo se llegó a este punto? Durante el jueves y el viernes, la Comunidad hizo un estudio pormenorizado del estado de los centros educativos en la región, contactando uno por uno con los responsables de educación de cada municipio. En su decisión no influyó solo que la petición de retrasar el inicio de las clases (del lunes al miércoles) fuera “mayoritaria”, según un comunicado, o que también fuera solicitada por los directores de secundaria. Con la pandemia del coronavirus de nuevo disparada en la región, y las bajas temperaturas que se prevén hasta mediados de la próxima semana, ventilar las clases para evitar la expansión del virus era también otro reto. Además, se prefirió aplicar el principio de prudencia mientras proseguían las inspecciones de los edificios y las clases online. Una explicación que deja fríos a los alcaldes de alguna de las ciudades más importantes de la región, donde sorprende que no se dejara arrancar las clases a quien así quisiera hacerlo.

“Getafe tenía garantizado el funcionamiento ordinario de los colegios para el lunes 18, llevamos varios días realizando revisiones en el interior y exterior de los centros y acometiendo las reparaciones necesarias”, coincide Sara Hernández, también del PSOE. “En estos momentos se trabaja en habilitar los accesos y se continuará con ello durante el fin de semana. Un ejemplo de ello, en otro nivel educativo es la Universidad Carlos III, que el 18 de enero retoma la asistencia presencial con los exámenes y así lo hará”, razona la alcaldesa de Getafe (180.000 habitantes). “En lo que respecta a la decisión, ha sido tomada en exclusiva por la Comunidad”.

“Entendemos que la decisión debe afectar a toda la región”, amplía Santiago Llorente, alcalde de Leganés (188.000 habitantes). “Yo le he trasladado a la consejería de Educación que los edificios de los colegios públicos no tienen desperfectos provocados por la nevada y que está encendida la calefacción en todos ellos por lo que estaríamos en condiciones de abrir el lunes si la consejería de Educación tomara esa decisión”, remata.

Por su parte, Rafael Sánchez, alcalde de Alcobendas, donde viven 116.000 personas, también afirma que estaban en disposición de abrir todos los colegios concertados y privados de su ciudad, y que así lo habían trasladado: “Los accesos con las entradas y salidas estaban asegurados, teniendo en cuenta que la instrucción que había mandado la Comunidad de Madrid era que no se iba a utilizar ni patios ni recreo durante los primeros días de la vuelta al colegio. Es un trabajo que ya tenemos hecho e intentaremos ampliar y mejorar alguna de las zonas hasta el miércoles”.

Más información

Lo más visto en...

Top 50