Siempre hay historias detrás

El hombre a las puertas del supermercado por el que paso habitualmente es uno de tantos afectados por la burbuja inmobiliaria

Una persona pide limosna en la Puerta del Sol de Madrid, el año pasado.
Una persona pide limosna en la Puerta del Sol de Madrid, el año pasado.Jaime Villanueva

He dicho en infinidad de artículos que apuesto por el pequeño comercio y es verdad, pero también he comprado en supermercados. Recuerdo el “Comprebién” de mi infancia, que luego pasó a llamarse “For sale” y también que ahí pusieron una de las primeras panaderías de la zona en las que había baguettes de esas que calientan en el momento y salen ardiendo. Se formaban unas colas inmensas porque era algo novedoso. Tras unos meses, empezamos a ver a un hombre en la puerta que saludaba a todo el que entraba....

Más información