LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

El día en el que los chinos salieron a regalar mascarillas por Madrid

Decenas de ciudadanos de esta comunidad, individualmente u organizados en grupo, donan material a hospitales, comisarías, servicios de emergencias e incluso viandantes

En la foto, Paco Qiang, durante el reparto de mascarillas en la Fundación Jiménez Díaz. En el vídeo, donaciones en la comisaría de Getafe y entrega protagonizada por Lluvia, una joven china, por la calle.

Sobre las seis de la tarde del lunes, Paco Qiang hace la última entrega especial en el hospital Infanta Cristina de Parla. Ya no queda nada más. En día y medio, este ciudadano chino de 46 años que lleva 30 en España ha regalado cajas y cajas de mascarillas, guantes, gafas protectoras y alcohol desinfectante en puntos clave de toda la Comunidad de Madrid. “Calculamos que 100.000 unidades de estos productos en total entre todos". ¿Cuántos son esos todos? “Ni se sabe, muchos”, responde.

"Juntamos todo lo que teníamos en una nave de Fuenlabrada y empezamos a las ocho de la mañana del domingo a repartir”, explica Qiang, que el primer día hizo de improvisado repartidor en la central del Samur y este lunes, en hospitales de San Sebastián de los Reyes, Fuenlabrada y Getafe.

Este ciudadano chino, que se dedica a la consultoría y el turismo y que vive en Getafe, no puede concretar de quién fue la idea: “No hay una persona que empiece a organizarlo, todos pensamos lo mismo y lo empezamos a hacer, en grupo como nosotros o solos. Es una idea común, ayudar”. Unos “llevaron una cajita de mascarillas, otros dos, muchos bazares que tienen alcohol trajeron botes, otros guantes...”.

"No hay ningún chino en España que trabaje como mayorista en las mascarillas. Los chinos compramos mercancía individualmente para donar a nuestro país o para protegernos por si llegaba a España, como así ha sido, y muy rápido”, prosigue. Qiang, que insiste en que el “virus es muy peligroso” y en la importancia de llevar mascarilla y guantes y en lavarse bien al volver de la calle aunque no se tengan síntomas “porque tiene un periodo largo de incubación”. ¿Y qué le dicen en los hospitales cuándo reciben la entrega? “Gracias”, dice parco, mientras sonríe. A la pregunta de por qué lo hacen, sentencia como si tal cosa: “Los chinos somos muy solidarios”.

Muchos ciudadanos de esta comunidad que han participado en este gesto altruista no quieren ser entrevistados o decir sus nombres. “No he sido solo yo”, “prefiero no salir”, “muchos asiáticos estamos haciendo esto pero no queremos que sepan quiénes”, contestan. Una mujer de unos 40 años que tiene un negocio en el polígono de Cobo Calleja de Fuenlabrada fue el domingo con su marido a entregar mascarillas y gel desinfectante a la comisaría de la Policía Nacional de Getafe. El vídeo que grabaron los agentes, emocionados, ha corrido por los grupos de WhatsApp del sur de Madrid.

Accede a contar por qué lo hizo, pero sin nombres. “El virus no tiene frontera ni nacionalidad", subraya. "Somos chinos pero España también es nuestro país”, recuerda como si hiciera falta decirlo. “Desde que nos hemos enterado de que los que están en la primera línea luchando por nuestra seguridad y nuestra salud no tienen ningún tipo de protección, todos los chinos estamos intentando hacer algo como ciudadanos. Nosotros simplemente somos unos de ellos”, señala con mucha modestia.

Chen, de 50 años y que se dedica a la compraventa, ha hecho donaciones junto con otras muchas personas de su entorno al Doce de Octubre, al Carlos III, al Gregorio Marañón, al Ramón y Cajal, al Puerta de Hierro... “Cuando se detectó el primer caso en España, muchos mayoristas chinos, por pánico y por prevención, importaron productos de su país y otros ciudadanos hicieron pequeñas compras en farmacias”, traduce su hijo Javier.

“Al ver cómo se han disparado los casos, han cogido lo que tenían y lo han donado a instituciones”, continúa el joven, que desconoce la cantidad de material que ha podido dar su padre, convaleciente de la espalda de tanto trajín, y sus amigos. “Lo que importa es el detalle. Los chinos queremos luchar para que todo vuelva a la normalidad, para que podamos volver a pasear en los parques”.

Lluvia, de 25 años y que lleva 13 en España, repartió “10 cajas de mascarillas de adultos y 10 de niños” el pasado día 13 a las personas que se fue encontrando por la calle de Marcelo Usera. También llevó dos cajas a la comisaría de ese distrito del sur de la capital. “Nosotros sabemos desde hace dos meses qué es el coronavirus, sabíamos lo que iba a pasar en España”, cuenta.

Por eso, padres chinos dejaron de llevar a sus hijos al colegio antes del cierre decretado por la Comunidad y fueron los primeros en cerrar las tiendas. Esta joven electricista compró una o dos cajas en una farmacia y, al ver que empezaban a escasear, pidió a amigos chinos que le mandaran más para su familia. Ahora, las ha repartido a completos desconocidos. “Los mayores estaban encantados, me daban mucho las gracias porque las mascarillas son caras ahora o difíciles de encontrar”, recuerda. “Y no solo material, también recogemos dinero”, apunta Betty, otra comerciante, que muestra una lista con caracteres chinos de la que solo se entiende Cobo Calleja, número de comercio y su cantidad al lado, 200, 400 euros...

Información sobre el coronavirus

- Aquí puedes seguir la última hora sobre la evolución del coronavirus.

- Medidas clave del estado de alarma.

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Guía de actuación ante el coronavirus

- Todas las medidas contra el coronavirus en Madrid

- En caso de tener síntomas, la Comunidad de Madrid recomienda evitar acudir al centro de salud salvo casos de extrema necesidad y utilizar el teléfono 900 102 112

Más información

Lo más visto en...

Top 50